Más chicos pierden días de clase por culpa de la inseguridad

Es en el CPEM 54 del barrio San Lorenzo, ubicado en la zona oeste.

NEUQUÉN (AN).- La directora del CPEM 54 del barrio San Lorenzo, Mabel Carballo, dijo ayer que por la falta de seguridad en el establecimiento hay padres que optan por retirar a sus hijos de la institución.

Por este motivo, ayer la comunidad educativa de la institución se congregó en las puertas del Consejo Provincial de Educación. Allí pidieron soluciones a las autoridades y dieron una conferencia de presa.

«No tenemos ninguna garantía de que nos manden personal de seguridad», resumió Carballo respecto de la respuesta que recibió.

Contó que se siguen registrando los mismos problemas que motivaron que hace una quincena la escuela no abra sus puertas.

«Todos sabemos que hay jóvenes postergados que están dando vueltas continuamente por el barrio y que eventualmente entran a solucionar sus problemas dentro de la escuela afectando la seguridad de los estudiantes», explicó la docente.

Ayer el ministro de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares, opinó que no necesariamente las respuestas al problema deberían pasar por la contratación de más personal de seguridad.

«No tenemos indicadores que expresen una mayor cantidad de actos vandálicos contra escuelas respecto de otros años. Es una situación que nos preocupa. No requiere de más personal de seguridad. Creemos que deben darse respuestas adecuadas, combinando la cuestión de la seguridad con la protección de los derechos humanos», dijo Tobares, al referirse al accionar de los grupos que fuera de las aulas vienen provocando sucesos de violencia que afectan las clases.

El CPEM 54 lleva un mes esperando soluciones de fondo que parecen no llegar.

La actual situación de inseguridad se desató a principios de mayo. «Ingresó corriendo desesperando un chico que no es del colegio gritando que le querían pegar un tiro. Atrás de él entró una patota de cinco muchachos grandotes que lo querían agarrar. Lo comenzaron a correr por el patio del colegio y cuando lo atraparon le empezaron a pegar con una piedra en la cabeza. Dos profesoras, la preceptora y yo logramos sacarles al pibe y nos empezaron a decir que si no se lo entregábamos nos iban a romper todos los autos», relató el vicedirector, Santiago Colombo.

La falta de respuesta del CPE y la creciente inseguridad motivó la renuncia de una directora. Desde el uno de junio Carballo se ha puesto al frente del establecimiento renovando el mismo reclamo.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora