Más de 20.000 mil huertas en en Patagonia Norte

En la última temporada creció el interés en la región por la autoproducción de alimentos y el consumo saludable. Equipos técnicos del programa ProHuerta acompañaron miles de experiencias de huertas familiar en Rio Negro y Neuquén.




Por INTA Patagonia Norte

Familiar. La producción en la huerta, en un entorno natural y autoproductivo.

El programa Pro Huerta desarrollado por el INTA y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, tiene el objetivo de mejorar la seguridad y la soberanía alimentaria en los sectores vulnerables de la población. En el contexto de la pandemia por el coronavirus y ante una caída de los indicadores socioeconómicos en el país, muchas familias y comunidades se volcaron a la producción de alimentos para autoconsumo.
En la última temporada primavera – verano se contabilizaron 20.000 huertas familiares, institucionales y escolares impulsadas en Río Negro y Neuquén. En estos casos, los equipos técnicos del programa ProHuerta realizaron el acompañamiento de estas experiencias para capacitar en el cultivo de hortalizas, aromáticas y frutales.
“Desde las 16 Agencias de Extensión Rural que el INTA tiene en ambas provincias entregamos kits de semillas y asistencia técnica a 20 mil familias y comunidades de sectores vulnerables con el objetivo de garantizar el cultivo de alimento para autoconsumo y, en algunos casos, propiciar la comercialización de excedentes”, explicó Vicente Buda, asistente regional de extensión del INTA Patagonia Norte.
Asimismo, en el marco del componente Granja del programa, que promueve la avicultura familiar para el consumo de proteínas en huevos y carne aviar, se asistió a unas 1.000 familias mediante capacitaciones sobre la recepción, alimentación, producción y sanidad de pollos.
Desde su lanzamiento en 1990, y desde hace más de 30 años, el programa ProHuerta se enfoca en contribuir a garantizar la soberanía y seguridad en zonas urbanas y rurales, con el impulso de la agroecología para el auto-abastecimiento y la conformación de sistemas locales de producción.
“En este contexto y ante el agravamiento de la situación económica de algunos sectores, trabajamos de forma conjunta con organizaciones sociales, centros de salud y comités barriales de emergencia para distribuir esas semillas y alcanzar a una mayor cantidad de familias”, señaló Buda.

“Ante la grave situación económica, trabajamos para distribuir esas semillas y alcanzar a una mayor cantidad de familias”

Vicente Buda - Asistente de extensión (INTA Patagonia Norte)


El programa tiene otros públicos objetivos como los jóvenes, las mujeres y la población originaria. Los primeros, para contribuir a su integración y arraigo en sus comunidades y el territorio; el segundo grupo, en el enfoque de género, en pos de una mayor equidad e inclusión social; el tercer conjunto, teniendo el eje en apoyar sus modos de producción y organización social y fortalecer la autogestión, el bienestar colectivo y el control de la comunidad sobre sus recursos.
Además de entregar insumos críticos –semillas, animales de granja, herramientas y materiales–, el programa tiene un rol educativo que contempla la asistencia técnica y la capacitación.
Durante el 2020, a causa del aislamiento social preventivo y obligatorio, las actividades de capacitación se volcaron a la modalidad virtual a través de plataforma de educación a distancia PROCADIS, plataformas de contenidos audiovisuales como YouTube, transmisiones en vivo desde redes sociales y contenidos radiales para emisoras de ambas provincias.
“Se organizaron unas 50 capacitaciones con amplia convocatoria con contenidos de introducción a la huerta, manejo de los cultivos y tecnologías apropiadas. Además, se dictaron contenidos para capacitar en el procesamiento de los alimentos con la cosecha de la huerta para fomentar una alimentación diversa y saludable”, indicó el referente del programa en Patagonia Norte.
Asimismo, el ProHuerta junto al gobierno de Rio Negro impulsó el programa “Miles de oportunidades” que apunta a construir invernaderos escuelas para capacitar a más de mil familias en la construcción de esta tecnología para producir y garantizar el autoabastecimiento de alimentos frescos.
Otra línea de capacitación con la provincia buscó potenciar acciones sobre la siembra y la cosecha de frutas y verduras a toda la comunidad educativa a partir del convenio con el Ministerio de Educación y Derechos Humanos que lanzó el seminario virtual “Sembrando soberanía alimentaria desde el entorno escolar: potenciando las propuestas de enseñanza” para 1.200 docentes rionegrinos.
A partir de marzo comenzó la campaña otoño – invierno y comienza la distribución de semillas de acuerdo al calendario de siembra en la región con priorización de la población objetivo del programa y teniendo en cuenta las exigencias que implica el contexto de prevención del COVID-19.
Se recomienda contactar a la Agencia de Extensión Rural más cercana para conocer el cronograma de entrega específico en cada lugar y acceder a las charlas técnicas y capacitaciones en modalidad virtual.

Dato

1.000
Las familias que durante el 2020 se capacitaron en alimentación, sanidad y reproducción de pollos.

Comentarios


Más de 20.000 mil huertas en en Patagonia Norte