Más de 75.700 personas viven en tomas en Río Negro y Neuquén

No hay estadísticas unificadas, pero un relevamiento de este diario con datos oficiales y propios llegó a un número que alarma.





INFORME CON BASE DE DATOS

Alicia Miller y agencias Neuquén, Bariloche, El Bolsón, Cipolletti, Roca, Viedma, Allen, Cinco Saltos, Chos Malal, Regina, San Antonio Oeste, Sierra Grande, San Martín de los Andes, La Angostura, Rincón de los Sauces y Catriel.

Familias, muchas con niños pequeños, pasan el frío del invierno, el riesgo de contaminación, incendio, electrocución o derrumbe en pos de su sueño del techo propio. El Estado suele ir detrás de los problemas y falla en lo que se refiere a planificación y prevención. En las 154 ocupaciones conviven miles de historias de trabajo, necesidad, coraje, mezquindad, solidaridad y violencia.

Equivalen casi a la población total de Cipolletti o de Roca, a una vez y media de Viedma o a más de dos Centenario. No se conocen entre sí. Pero cada día viven problemas parecidos. Son las 75.755 personas que, en grupos o con desconocidos, un día pasaron los límites de lo permitido, se asentaron en un terreno ajeno y de allí no se movieron.

Para algunos son intrusos, ilegales, okupas, cómodos o vagos que no se ganaron lo que tienen… De todo les han dicho. Para otros, representan el fracaso del Estado en su función de ordenar el espacio urbano, planificar y elevar la calidad de vida de los habitantes, creando las condiciones para el crecimiento armónico de las ciudades.

El verdadero problema “no es la falta de viviendas sino las dificultades para acceder a la propiedad de la tierra”, afirman profesionales de Un Techo. El mercado inmobiliario fija precios inaccesibles para la mayoría. Y el Estado, en ocasiones, actúa condicionado: reserva para viviendas sociales sectores despreciados por el sector privado, con riesgos o desventajas que suman a los pobres más problemas que soluciones.

Por encima de interpretaciones e ideologías, para los habitantes de las tomas cada día es uno más ganado a las dificultades: colgados de la electricidad, con agua dudosamente potable, calefaccionándose como pueden, con riesgo de incendio, inundación o derrumbe.

“Río Negro” cruzó los datos oficiales con un relevamiento tomando las ocupaciones más recientes. Desde las que nacieron con el siglo hasta las que están aún en la etapa de nailon y cantonera.

Neuquén Capital, Cipolletti y Bariloche son las que reúnen más personas en situación de ocupantes. Y El Bolsón, y Cipolletti los casos extremos por la proporción de habitantes: En la bucólica aldea de montaña preferida por los hippies, el 22 por ciento de la población vive en 31 ocupaciones ilegales que albergan a unas 4.600 personas. Y en Cipolletti se calcula que 17.800 personas, el 25 por ciento del total, está en tierra ajena. La planificación brilla por su ausencia. El Estado no llega para impedir, pero tampoco para asistir u ordenar.

Ingrese aquí para acceder a la base de datos completa

Descargue la base de datos


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Más de 75.700 personas viven en tomas en Río Negro y Neuquén