Más posibilidades para la reinserción de los desocupados

El "Manos a la obra" tiene 450 beneficiarios.

VIEDMA (AV).- La promoción del trabajo entre desempleados, subocupados incluidos bajo los niveles de pobreza y beneficiarios del Plan Nacional de Inclusión Jefas y Jefes de Hogar, está dejando de ser una esperanza naciente en Río Negro y tiende paulatinamente a consolidarse a partir de un esfuerzo conjunto de la Nación, provincia y municipios.

Casi 800 personas de esas características -entre proyectos plasmados y en curso de ponerse en marcha- tienen la posibilidad de entrar al achatado mundo laboral genuino en base al Programa Manos a la Obra, cuyos fondos administran en conjunto los ministerios de Desarrollo Social y de Trabajo de la Nación. Hoy ya se ven como ejemplos producción de alfalfa en Campo Grande o cunicultura en Cinco Saltos.

La productividad significa un importante avance tomando en cuenta que costó casi todo un año y aún resta mucho camino por recorrer apuntando a que el universo son más de 22.000 personas entre quienes perciben los 150 pesos mensuales del plan transitorio y los que viven de un trabajo precario.

Jorge Vallasa, coordinador regional de la cartera que conduce Alicia Kirchner, explicó a “Río Negro” que durante el 2004 se volcaron en la provincia 2,7 millones para 96 proyectos productivos y 347 beneficiarios lo que a su criterio “representan 50 veces más de la ejecución presupuestaria de 2003”.

Reconoció que no fue fácil estimular la inserción y que hay mucho por delante, tomando en cuenta las desproporcionadas diferencias entre la cobertura actual y la cifra de gente con necesidades. Apuntó que “hay muchísimos que están en condiciones de plantear un emprendimiento sustentable” aunque como contrapartida juegan en contra determinadas características “culturales, de desarrollo económico o de idiosincrasia”.

Consideró que “la gente necesita más capacitación e ingresar en un proceso de aprendizaje para desarrollar un emprendimiento o relacionarse con las posibilidades de ser empleada” y según fundamentó el problema laboral “no se resuelve con un microemprendimiento productivo”.

Insistió en que se debe demostrar que más allá del subsidio recibido, el proyecto tiene que generar continuidad laboral en el tiempo” a la vez que reconoció que muchas propuestas se estaban desechando porque las cuestiones técnicas en ese sentido “eran muy estrictas”.

Entre los planes ejecutar y puestos en la mira se cubrirá en lo inmediato un universo de 450 beneficiarios.

Nota asociada: En línea de acción  

Nota asociada: En línea de acción  


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios