AHORA: Lazaro Báez fue condenado a 12 años de prisión

Menem pidió al Senado que apoye la reforma laboral 

Se reunió con Daer y puso en una encrucijada al PJ.

BUENOS AIRES (DyN) - El ex presidente Carlos Menem pidió ayer públicamente a los senadores justicialistas que apoyen el proyecto de reforma laboral que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados, luego de una reunión mantenida con el titular de la CGT, Rodolfo Daer, y otros dirigentes de la cúpula de la central obrera.

"La intención de todos es apoyar la legislación laboral y creo que los senadores acompañarán esta propuesta", señaló el ex mandatario, rodeado de la dirigencia sindical que consensuó con el gobierno la polémica iniciativa, rechazada por el líder del MTA, Hugo Moyano.

Las declaraciones obligaron al titular del bloque del PJ en el Senado, Augusto Alasino, a salir al ruedo. "La postura mayoritaria del bloque es que se hagan modificaciones" al proyecto", dijo.

El pronunciamiento del ex presidente repercutió directamente en el bloque de senadores del PJ, adonde un grupo endureció su posición y adhirió a futuras modificaciones en el proyecto remitido por Diputados.

La asistencia de seis senadores a la reunión convocada por Menem en sus oficinas del barrio porteño de Núñez potenció las diferencias internas de la bancada y reeditó el antiguo eje de división: menemistas contra antimenemistas.

En Núñez estuvieron conspicuos menemistas como Carlos Corach, Eduardo Bauzá, Eduardo Menem y Jorge Yoma (hay quienes dicen que no estuvo), un supuesto reformista como Antonio Cafiero (cuya concurrencia sorprendió a muchos), y Alberto Tell, quien aclaró que asistió "como presidente de la comisión de Trabajo, pero no avaló la posición que se hizo pública".

Desde el entorno de Alasino, se deslizó que la idea es minimizar el episodio para no volver a empantanarse en la discusión por la conducción del bloque. Pero la preocupación por la reunión quedó patente en la advertencia que le hizo Alasino a Tell: "Ojo negro, que en el tema de la reforma laboral te jugás la presidencia de la comisión, tenés que hacer lo que diga el bloque. O priorizás tu corazón menemista o tu corazón sindical".

En el fondo subyace el temor de que el ala menemista se parta y avale la posición del oficialismo en su pronunciamiento en favor de la legislación que impulsa el gobierno. 

"Que se vaya a Anillaco y deje de molestar"

BUENOS AIRES, (DyN) - El sindicalista Hugo Moyano, que lidera el sector rebelde de la CGT, le aconsejó a Carlos Menem que "se vaya a Anillaco y deje de molestar", por el pedido que el ex presidente hizo a los senadores peronistas para que apoyen la reforma laboral, tal como la aprobó la Cámara de Diputados.

Cuando se le preguntó sobre las declaraciones de Menem, quien cuestionó el rechazo que ese sector hace de la reforma laboral, el camionero fue terminante: "Menem... que se vaya a Anillaco y se deje de molestar. Ya hizo mucho daño. Cuanto más lejos esté el enemigo, mejor", dijo. El ex presidente fue consultado sobre el rechazo de Moyano a la reforma laboral.

Premio y castigo para los funcionarios

El vicepresidente Carlos Alvarez pidió ayer el apoyo a los gremios estatales para llevar a cabo la Reforma del Estado, y anunció que para obtener mayor eficiencia en la administración pública impulsará "un sistema de premios y castigos" a los funcionarios, en la medida que cumplan "objetivos claros y concretos".

Alvarez, quien comparó su proyecto de reforma estatal con el que llevó adelante el vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, adelantó que luego de derogar el antiguo sistema de compras del Estado que imperó durante el gobierno de Carlos Menem, "ahora estamos trabajando sobre jurisdicciones concretas", como la SIGEN y algunos ministerios, "donde vamos a plantear la elaboración de programas concretos y su cumplimiento".

"Tenemos que trabajar mucho sobre incentivar a la gente con un sistema de premios y castigos. Eso es lo que voy a hacer imperar en el Estado Argentino", remarcó tras destacar que para eso "es importante el apoyo de los gremios estatales".

Por su parte, en declaraciones a la prensa al término de un encuentro que mantuvieron en la Casa de Gobierno, el titular de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, adelantó que desde el gremio "estamos predispuestos a participar, a buscar consensos y políticas comunes" desde la comisión especial creada a tal fin, porque "el objetivo del gremio siempre fue hacer más eficiente al Estado". (DyN)

Rodríguez, de SMATA, mediará

Buenos Aires (Télam).- El sector disidente de la CGT designó ayer al dirigente mecánico José Rodríguez para que medie ante el ala moderada de la central obrera e intente superar la fractura del sindicalismo.

Por su parte, el dirigente camionero, Hugo Moyano, afirmó que "las divergencias son muy profundas", pero pueden existir instancias de "superación". El ala disidente anunció ayer que considera inamovible la citación del congreso cegetista para el 16 de marzo, donde Moyano iba a ser nominado secretario general por un acuerdo alcanzado antes de la fractura.

También confirmó la reunión del Comité Central Confederal, con las delegaciones del interior del país, que había sido llamada antes del estallido de las divergencias. Moyano advirtió que si el local de la CGT está cerrado el viernes, "sesionaremos en otro lugar".

Pese a los cruces verbales primero de Moyano con Daer y luego con el ex presidente Menem, la designación de Rodríguez como mediador por parte del sector disidente, fue interpretado como un gesto en favor de la unidad.

Por su parte, la conducción oficial de la CGT postergó sin fecha la convocatoria a una reunión de secretarios.


Comentarios


Menem pidió al Senado que apoye la reforma laboral