Mercados anticipan default técnico de la Argentina

Se dispararon el riesgo país y el costo para cubrirse de un eventual incumplimiento por parte del Gobierno.

La incertidumbre sube el costo de financiamiento

El viernes a última hora la presidenta Cristina Fernández de Kirchner confirmó la reapertura del canje, con lo cual se ofrecería a los fondos buitre las mismas condiciones que a los bonistas que ingresaron al canje en 2005 y 2010, y que fueron más del 90% de los acreedores. El anuncio es de alguna manera una respuesta al pedido de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos de que la Argentina entregue una formulación alternativa de pago para ponerle fin a una disputa con bonistas que piden u$s 1.330 millones. El gobierno tiene hasta el 29 de marzo para presentar un plan de pago. La incertidumbre que siguió a la situación hipotética de la que Argentina no acate un fallo adverso no tardó en reflejarse en dos indicadores claves del mercado. Por un lado el riesgo país elaborado por J. P. Morgan tocó los 1.287 puntos básicos, superando al de Venezuela, que es el segundo país más riesgoso (723 pb). Esta medida surge como la diferencia entre la tasa de los bonos locales y los del Tesoro de Estados Unidos. Por otro lado, el costo de asegurarse contra un default argentino a cinco años hoy supera los 3.600 puntos básicos. Este riesgo se mide mediante los Credit Default Swaps (CDS), que no son otra cosa que seguros que el tenedor de un bono puede contratar para cubrirse de un eventual impago. Desde el miércoles 27 este indicador saltó 1.280 puntos básicos. El ostentar el segundo mayor riesgo de default del mundo, el primer lugar lo ocupa Grecia, implica que por cada u$s 10 millones de deuda argentina a cubrir el costo es de u$s 3,6 millones. Este nivel de riesgo implicaría que la probabilidad de que nuestro país no honre sus compromisos en los siguientes cinco años es del orden del 80%. El mismo seguro a un año cuesta 7.610 puntos básicos, el más alto del mundo. Esto muestra que hay aspectos de la economía argentina que el mercado no pondera demasiado, como por ejemplo el bajo nivel de deuda en relación al PBI y los vencimientos muy manejables en los próximos años, variables en las que nuestro país aventaja a varias de las grandes economías del mundo. De hecho, esto ha llevado a que algunos recomienden adelantar el pago de los vencimientos con legislación neoyorquina, que sólo suman u$s 528 millones, y así posponer el problema hasta el 2014. Más allá de que el final de esta historia está abierto, lo cierto es que algunos inversores estarían anticipando uno no muy favorable para la Argentina que conduciría a una situación de default técnico. Respecto a las implicancias de este desenlace varios analistas coinciden en lo siguiente: • Que un default de tipo técnico no significa que el país no va a cumplir con los vencimientos por falta de fondos, sino por el riesgo de que los mismos sean embargados una vez transferidos a Nueva York. Es por esto que algunos plantean la opción de cambiar la jurisdicción de pago que se especificó en las condiciones de emisión de los bonos. Claro que esto último requeriría una adhesión voluntaria de los tenedores así como también un gran operativo que demanda tiempo. • Que, tal como se mencionara más arriba, el riesgo país se mantendrá en niveles elevados perjudicando así a las empresas que intenten buscar financiamiento externo. • Si bien la probabilidad de ingresar a un default técnico es muy alta, no quiere decir que estemos ante una situación parecida a la del 2001, cuando el Congreso aplaudió de pie la cesación de pagos sin importar quienes fuesen los acreedores.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios