Día del Trabajador en Francia: incidentes y detenciones en marchas contra la reforma jubilatoria

La intersindical francesa convocó a una "movilización excepcional" por el Día Internacional de los Trabajadores, tras la aprobación de la polémica reforma jubilatoria. Se profundiza la tensión entre manifestantes y el gobierno de Macron.

Miles de personas tomaron hoy las calles de ciudades de Francia para exigir la derogación de la reforma jubilatoria y conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores. Al menos 30 manifestantes fueron detenidos en incidentes en París y otros 14 en Nantes.

Trabajadores y sus sindicatos realizaron más de 300 manifestaciones en toda Francia para reclamar que no se aplique la elevación de la edad jubilatoria de 62 a 64, una medida que ya fue adoptada por decreto por el presidente Emmanuel Macron pese a meses de protestas.

La líder de la Confederación General del Trabajo (CGT), Sophie Binet, pidió una jornada combativa aunque «festiva», y aunque las manifestaciones fueron mayormente pacíficas, la Policía francesa se enfrentó a manifestantes en Nantes, Lyon y París.

En Nantes, en el oeste de Francia, la represión policial se desató poco después del inicio del desfile del 1 de mayo, que reunió a 17.500 personas según la policía y unas 80.000 según la CGT, informó el diario Le Figaro. La Policía dijo que arrestó a 14 manifestantes en Nantes por protagonizar desmanes.

En París, manifestantes arrojaron objetos contundentes a la Policía, que respondió con gases y algunas cargas sobre la multitud, según imágenes de canales de televisión locales.

Laurent Berger, líder del sindicato francés CFDT, dijo radio France Info que esperaba una jornada «histórica», con todos los sindicatos unidos por primera vez desde 2009 y con hasta 1,5 millones de personas en las marchas.

«Este 1 de mayo también sirve para decir que queremos que se pongan en la agenda nuestras aspiraciones: alzas salariales, igualdad entre mujeres y hombres, mejora de las condiciones laborales y considerar los temas ambientales«, dijo su par de la CGT, Binet, a France 2.

Se estima que sólo en París, la capital, salieron a la calle más de 100.000 personas. Por la que, la policía desplegó a más de 5.000 agentes antidisturbios en la capital.

La acción, reivindicada por los activistas del grupo Última Renovación, buscaba protestar «contra los ricos y en solidaridad con los trabajadores», según explicó el colectivo.

Otras protestas contra la reforma jubilatoria tuvieron lugar a lo largo del fin de semana y provocaron incluso interrupciones y cortes en el tráfico aéreo del país, con cerca del 30% de vuelos cancelados.

Los sindicatos en Francia están decididos a continuar la lucha contra una reforma «injusta» que consideran que castiga a las mujeres que interrumpieron su carrera para cuidar de los hijos, y para quienes empezaron a trabajar muy jóvenes.

Sus miradas están puestas en el Consejo Constitucional que el miércoles debe decidir si valida un pedido de la oposición de izquierda para organizar un referéndum que limite la edad de jubilación a 62 años.

El organismo ya rechazó una primera propuesta similar. Macron, que defiende la reforma como una manera de evitar un futuro déficit en la caja de las pensiones, busca por su parte relanzar su segundo mandato hasta 2027. Pero en sus visitas por Francia no deja de tener abucheos.

Uno de los puntos de su hoja de ruta para superar la crisis social actual es negociar una mejora de las condiciones laborales y, en este sentido, su primera ministra, Élisabeth Borne, quiere reunirse con los sindicatos en los próximos días.

Pero estos encuentros podrían quebrar la unidad sindical. Berger, del sindicato moderado CFDT, dijo que acudiría a la cita si se le invita, mientras que Binet, de línea más dura, subrayó que lo decidirán «juntos» mañana por la mañana.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios