“Municipio neuquino… flojito de papeles”

Nuevamente los neuquinos tenemos que lamentar el derrumbe de una obra en construcción dejando a una persona gravemente herida, hecho ocurrido en pleno centro de acuerdo a lo publicado en los medios locales en fecha 28 de marzo pasado. Este lamentable episodio nos hace recordar a otros anteriores, como la muerte de la señora Paceck, que falleció aplastada por una plataforma desprendida desde lo alto de un edificio en construcción lindero a su domicilio. Más recientemente, con mucho dolor y respeto por las víctimas y sus familiares, los vecinos no podemos olvidar la catástrofe en la obra de la Cooperativa Obrera que lamentablemente dejó varias personas fallecidas. Sin pretender entrar en detalles ni tampoco hilar fino sobre estos repetitivos y desagradables acontecimientos, el ciudadano y trabajador común de la calle que vive palpitando a diario el latir de su terruño se pregunta: ¿a quién debemos hacer responsable primario de tantos infortunios? A mi juicio, la respuesta es la Municipalidad de Neuquén, que no está haciendo bien sus deberes. Puedo demostrarlo con la amarga experiencia que actualmente estoy padeciendo y detallo a continuación: El 16 de junio de 2014, con registro Nº 0250, en Mesa de Entrada dejé un escrito dirigido al señor intendente Horacio Quiroga presentándole mis quejas referidas al expediente Nº OE-100-0048-F-2012 por el cual el municipio autorizó la construcción de una vivienda sobre un terreno de mi propiedad sin autorización del suscripto, quien paga sus impuestos al día como todo buen contribuyente. En mi denuncia, le comunico al señor intendente que rechazo en forma terminante la gestión municipal al darle un dudoso consentimiento a personas ajenas para edificar sobre el lote de mi pertenencia identificado con la nomenclatura catastral Nº 09-20-064-5446-0000. Además, le recordé que el expediente arriba citado está plagado de “truchedades” en los planos, nombres, firmas y un supuesto boleto de compraventa “fantasma” que, repito, no me pertenece. ¿Cuál fue la respuesta de la máxima autoridad municipal? Ninguna. Ni tampoco a mis pedidos de audiencia. Hoy, a casi un año de andar deambulando por oficinas, pisos, despachos, consultando a funcionarios y cuánto empleado que se cruce, parece ser que “nadie se anima a ponerle los cascabeles al gato”, como decía mi abuela. Para colmo de males, todo este revoltijo documental trucho que pretende legitimar el municipio me ha traído grandes problemas personales, laborales, judiciales, económicos, sociales, etc., etc.., y si esto fuera poco, terminaron hundiendo para siempre mi vida conyugal. Blas Ramírez Urra, DNI 12.198.723 Neuquén

Blas Ramírez Urra, DNI 12.198.723 Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora