Murió el operario accidentado en Allen

ALLEN (AA).- Falleció ayer el operario allense de la destilería “PDA” que el domingo pasado cayó a un piletón que contenía pulpa de peras a altísima temperatura. El hombre estuvo internado en un centro médico de Buenos Aires y su estado era gravísimo. El deceso de Gerardo Salinas (38) se supo en horas del mediodía, luego de que la noticia del lamentable desenlace comenzara a trascender en Allen. El accidente laboral que le costó la vida al operario ocurrió hace una semana cuando Salinas se encontraba realizando su trabajo en las instalaciones de la destilería PDA. En ese momento y por causas que se intentaban establecer, cayó dentro de un piletón repleto de pulpa de peras a una temperatura de entre 90 y 100 grados centígrados. Al advertir lo que había sucedido, un camionero y otro obrero de la destilería ayudaron a la víctima a salir del piletón pero esa inmersión en la pulpa hirviendo, de apenas unos segundos, fue fatal. Como consecuencia de la caída en el piletón Salinas sufrió quemaduras en el 78 por ciento de su cuerpo. Primero el operario fue asistido en el hospital local y posteriormente se lo derivó hacia la Clínica Roca. Teniendo en cuenta la gravedad de las lesiones que presentaba, finalmente se decidió su traslado en un vuelo sanitario hacia el Centro Médico Integral Fitz Roy, ubicado en Buenos Aires. Allí se hicieron todos los esfuerzos posibles para mejorar el estado de salud del Salinas pero una serie de fallas multiorgánicas empeoraron aún más el complejo cuadro. Gerardo Salinas era padre de familia y estaba casado con una enfermera del hospital de Allen. Ayer la comunidad de esa ciudad estaba conmovida por el final que tuvo el trágico episodio, que se desencadenó en Pequeñas Destilerías Argentinas (PDA), una empresa de capitales extranjeros que está radicada en el acceso Amadeo Biló desde hace ya varios años.


Comentarios


Murió el operario accidentado en Allen