Nación admite deuda de 63 millones con Neuquén

El gobernador Sobisch confía en recibir gran parte de esa suma antes de finalizar 2002. Lavagna se comprometió a apurar el informe por el Trasandino del Sur para remitirlo al BID.

Sobisch consiguió que el ministro Lavagna le reconociera la deuda de Nación con la provincia por un monto de 63 millones de pesos.
BUENOS AIRES (ABA).- El ministro de Economía, Roberto Lavagna, se comprometió ayer ante el gobernador neuquino, Jorge Sobisch, a ir cubriendo la deuda que Nación mantiene con la provincia y que asciende a casi 63 millones de pesos.

En tal sentido, Lavagna le comunicó al mandatario provincial que ya le dio directivas al subsecretario de Provincias para que se vayan derivando esos fondos a la provincia.

Ocurre que una parte de ese monto depende de acreencias por obras públicas, otra de vialidad, así como de otros organismos públicos. «Aclaramos que somos pacientes por la crisis que vive el país, pero esperamos percibir gran parte de lo que se nos debe antes de fin de año», afirmó Sobisch, quien concurrió al Palacio de Hacienda junto al ministro provincial del área, Alfredo Pujante.

Sobisch anunció durante su gira por el norte de la provincia que su administración continuaría algunas obras paralizadas por la falta de envío de los fondos -por ejemplo, la ruta de los Siete Lagos, cuya pavimentación está detenida desde el verano- y luego «veremos cómo se cobra». El equipo económico de Sobisch calculaba, previo a la partida del gobernador, que la Nación debía unos 77 millones de pesos.

En otra parte trascendente del encuentro con Lavagna, el ministro aseguró que va a elevar en lo inmediato los informes para la tramitación de lo que resta de la obra del tren trasandino del sur.

Este anuncio cobra importancia a partir de que la prosecución del emprendimiento depende de un crédito del Banco de Integración y Desarrollo (BID) para la realización del estudio de factibilidad, y para que el mismo sea incluído en el presupuesto del organismo para el año próximo, es necesario que el titular de Hacienda conceda el aval antes de fin de mes. Caso contrario, la obra tendría que esperar un año más.

Sobisch asumió la gestión personal ante Lavagna a partir de que fuera designado por el presidente Eduardo Duhalde para presidir la Comisión sobre el trasandino. Sin embargo, Duhalde firmó el martes un decreto por el cual declaró de «interés nacional» la reactivación del ramal Mendoza-Los Andes, un tren trasandino que operaba el antiguo Ferrocarril Belgrano y sobre el cual hay avanzadas propuestas (ver aparte).

Sobisch también estuvo en la Casa de Gobierno con el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, para plantearle el futuro de la planta de agua pesada de Arroyito.

Le comunicó que ya transcurrieron los dos años en que la Nación hizo su aporte de 13 millones de pesos por año como compensación del canon -300 millones de dólares- que la provincia cedió en diciembre de 2000 luego del acuerdo por la prórroga de la concesión de Loma de la Lata. Por lo tanto, dijo Sobisch, es necesario encarar una nueva propuesta.

Sobisch requirió de Fernández que el gobierno nacional faculte a su par provincial a que busque los potenciales inversores desde la propia administración neuquina.

«La semana próxima daré a conocer mi propuesta porque el trabajo de la Dirección Nacional de Energía es muy lento», señaló el gobernador neuquino.

También estuvo en Vialidad Nacional donde prosiguió con los reclamos en relación al postergado tercer puente que une Neuquén con la ciudad rionegrina de Cipolletti, dado que ya vence el plazo para que la empresa a cargo de la concesión del corredor, Caminos del Valle, asuma las exigencias contractuales y comience la obra.

Hoy por la mañana el gobernador Sobisch viajará a Añelo para encontrarse en la comuna con el intendente del lugar Oscar Izaza, y después de una jornada institucional encabezará una reunión partidaria con afiliados del Movimiento Popular Neuquino.

Mendoza también compite por el tren

NEUQUEN (AN).- Con apenas 27 kilómetros nuevos necesarios y recambios de rieles en 71 kilómetros del lado chileno, el viejo ferrocarril trasandino del centro entre Mendoza y la localidad de Los Andes está en mejores condiciones para competir con el que en el sur pretende unir Zapala con Lonquimay.

De manera salomónica y simultánea, el presidente Eduardo Duhalde, que firmó el decreto de «interés nacional» en la reactivación de ese ramal que operaba el antiguo Ferrocarril Belgrano, le anunció al embajador chileno Jorge Arrate McNiven que en la próxima visita que hará este mes a Santiago conversará con su colega Ricardo Lagos sobre ambos proyectos.

El trazado mendocino es una iniciativa privada de la empresa Tecnicagua, fundada hace 50 años, con sede en Godoy Cruz y negocios en la industria petrolera -servicios, perforación, explotación, transporte y almacenamiento-, en ingeniería civil y de comunicaciones y en bodegas y alimentación.

La conexión permitirá, según los estudios disponibles, aumentar en en 3 millones de toneladas anuales el tráfico de mercadería por el paso de Cristo Redentor, y tendrá como Pino Hachado, una viabilidad invernal total con «cero interrupciones por nevadas o aludes».

El subsecretario de Transportes de la Nación, Alberto Trezza, citado ayer por el diario mendocino «Los Andes» explicó que los técnicos de su cartera analizan el proyecto y los estudios de factibilidad y prefactibilidad y que el dictamen estará dentro de 30 días.

A diferencia del neuquino, este proyecto no contempla subsidios ni aportes económicos de los países, pero será financiado por Tecnicagua mediante préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación andina de fomento. Se calcula que la inversión, a 25 años, será de 230 millones de dólares.

Justamente al BID quiere llegar el gobierno neuquino con el visto bueno de Economía y la Cancillería para que el organismo incluya el proyecto trasandino del sur en su presupuesto 2003. El proyecto neuquino tiene las siguientes objeciones: el financiamiento será para el estudio de prefactibilidad, que no está elaborado; la inversión en borrador llega a 220 millones de dólares, sólo para la construcción del tendido ferroviario, y supone una participación estatal en la financiación.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora