Nación prorrogará los contratos de provisión de gas

A pocos días del vencimiento de las subastas del año pasado, desde Nación se avanzaría en una renovación por 30 días de las pautas entre productoras y distribuidoras. El coronavirus concentra la atención de las áreas de gobierno.




La subasta reflejará la puja entre cobrar y poder colocar la producción en un momento complicado.

La subasta reflejará la puja entre cobrar y poder colocar la producción en un momento complicado.

Los contratos entre productoras de gas y distribuidoras para la provisión del fluido a hogares y comercios, un servicio público esencial, vencen el próximo 31 de marzo y el Gobierno tiene la decisión de prorrogarlos por, al menos, un mes.

Según averiguó Energía On, el tema se está hablando en las mesas de petroleras (con YPF, Total Austral, Pan American Energy y Tecpetrol a la cabeza), distribuidoras (Metrogas, Naturgy, Camuzzi y Ecogas, entre otras) y la secretaría de Energía, pero a falta de dos semanas para el plazo, no hay acuerdo sobre cómo renovar los contratos.


La crisis por el COVID-19, el nuevo tipo de coronavirus que desplomó la economía mundial en las últimas dos semanas, demoró también las decisiones, ya que este tema, así como el futuro de los precios de los combustibles, no es prioridad en la agenda del ministerio de Desarrollo Productivo, más ocupado en reactivar el mercado interno.


Una alta fuente oficial contó a este diario que “no hay nada cerrado, pero lo más firme en este momento es que se irá a una prórroga entre ellos (productoras y distribuidoras), al menos de un mes, para seguir evaluando lo de las subastas”.


Esas licitaciones son las que adelantó en exclusiva este medio en enero: en modalidad firme para que distribuidoras y generadoras eléctricas se aseguren gas durante 3 ó 4 años, al tiempo en que las petroleras garantizan una demanda local de mediano plazo.

dato

41 pesos
fue la cotización fijada para el dólar, por lo que representa en la práctica 3 dólares por millón de BTU.


Las petroleras agrupadas en la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) tenían cierta desazón por la demora del proceso.

Los contratos que dominaron la relación desde el 1° de abril de 2019 fueron obtenidos mediante subastas en febrero del año pasado, con un precio promedio ponderado de 4,62 dólares por millón de BTU, que se pesificaron a un tipo de cambio de $ 41 por dólar, que fue el promedio de las cotizaciones de los primeros 15 días de marzo 2019.


Las sucesivas devaluaciones de la moneda argentina determinaron que hoy las productoras cobren menos de US$ 3 /MMBTU por el gas.

En números

3,40
es el precio más alto pagado en la reciente compra de GNL, el más bajo fue de 2,90 por millón de BTU.
4,62
dólares por millón de BTU es el precio ponderado de las subastas por vencer.

El extendido congelamiento de tarifas (primero aplicado por el expresidente Mauricio Macri en octubre para no complicar el proceso electoral y luego prorrogado por Alberto Fernández al menos hasta julio, por efecto de la Ley de Solidaridad Social sancionada en diciembre) impide un nuevo pass through.


En la presentación de su balance de gestión, el ahora exsecretario de Energía, Gustavo Lopetegui, postuló que las petroleras tendrían los números de su negocio en orden si el gas se pagara algo por encima de los US$ 3,50.


Según trascendió en portales periodísticos, el ex ministro Juan José Aranguren indicó que sería peligroso dejar esos contratos de provisión entre productoras y distribuidoras de gas en el mercado spot en invierno, lo que podría arrojar precios muy por encima de los deseados.

Las tarifas del servicio están congeladas desde hace meses.


Hasta ahora, el 70% estaba contractualizado y el 30% se manejó vía spot, con una alta participación de la empresa estatal Integración Energética Argentina S.A. (IEASA, ex ENARSA) en la venta de gas a Camuzzi Gas del Sur, Gasnor y Gasnea.

El gas licuado más barato de la historia

La ex ENARSA licitó las compras de 11 cargamentos de Gas Natural Licuado (GNL) para el invierno y consiguió los precios más bajos de la historia, desde que en 2008 llegó el barco regasificador a Bahía Blanca.


Entre junio y agosto, el puerto de Escobar recibirá gas licuado que fue comprado entre US$ 2,90 y US$ 3,40 /MMBTU.

Los precios están en sintonía con el desplome del petróleo a nivel mundial. Incluso, una fuente de la firma estatal aseguró que la tardanza en lanzar el primer tender, por cuenta y orden de la subsecretaría de Hidrocarburos, colaboró para ahorrar decenas de millones de dólares al Estado nacional, dado que la desaceleración de la economía china primero y luego el temor a una recesión global generó una excesiva sobreoferta de gas.


Comentarios


Nación prorrogará los contratos de provisión de gas