El teatro de Neuquén que quiso ser importante pero que nunca levantó el telón

Pertenece a la obra social de los docentes universitarios. Comenzó a construirse en 2008 y al llegar al 80% de ejecución se paralizó. Estaba pensado ser el más importante de la Patagonia.

24 jul 2018 - 00:00
La sala lírica tiene capacidad para 700 espectadores, un escenario de 14 metros de ancho por la misma longitud de largo.

En sus inicios, por allá por 2008 surgió como una idea, un proyecto para cubrir una de las necesidades culturales más imperiosas de la ciudad: un teatro lírico. Se buscaba crear un espacio grande para convocar a orquestas, compañías teatrales y espectáculos de cualquier parte del mundo que quisieran venir.

En 2008 los planos ya dibujaban el teatro de Sosunc sobre el terreno ubicado en avenida Argentina, a pocos metros de Libres Pensadores.

Se comenzó a levantar ladrillo a ladrillo con todos los detalles que una obra de esas características necesita. Pero nunca logró levantar el telón para una función de gala, solo apenas para un función “entre amigos” y gratuita.

La idea original fue construir un teatro de 2.116 metros cuadrados con características que lo convertirían en una pieza única en la Patagonia. La sala tendría una capacidad para 700 espectadores y un escenario que reina por sobre las principales características del lugar. Tiene 14 metros de largo por 14 de ancho y se eleva poco más de un metro por sobre el nivel de la platea.

El cuidado puesto en el diseño de paredes, balcones y techo revalorizan una acústica impecable. Allí podrían presentarse óperas, orquestas sinfónicas, compañías teatrales y de danzas.

De 2009 hasta 2010 las obras avanzaron sin inconvenientes. Luego se fueron paralizando de a poco. Pasaron casi diez años y el teatro sobre avenida Argentina se está despedazando. Solo quedaba resolver el 20% del proyecto ejecutivo, pero no se completa.

Las mayores inversiones ya se realizaron, pero nada se pudo hacer hasta ahora para reactivar el sueño neuquino de contar con su propio teatro lírico.

Las razones del parate quedaron sepultadas en el mismo teatro y después de tantos años es muy imposible tratar de desentrañar qué fue lo que pasó con la gran sala teatral. Los rumores que corrieron los primeros años hablaban de adjudicaciones de obras irregulares, pero las administraciones de la obra social de los docentes universitarios fueron cambiando y los números se diluyeron.

Lo único cierto es que la ciudad capital ve día a día cómo, el que se perfilaba como un imponente teatro, se va descascarando y tiñendo de abandono.

El techo está perdiendo sus placas, las paredes oscurecidas por al suciedad y los alrededores agrestes están igual que siempre.

Los hacedores de la cultura local soñaron alguna vez con ver allí en todo su esplendor obras de reconocidos autores neuquinos como Alejandro Finzi, a la Orquesta Sinfónica de los Neuquinos y alguna obra que se descolgara de la cartelera porteña para instalarse en la Patagonia. Iba a ser uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. El teatro de Sosunc estaba pensado para jugar en las grandes ligas, pero se quedó en los vestuarios.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.