Ni tanto, ni tan poco

Las metas que Alfredo Pujante fijó para el presupuesto son tan exigentes que ni el récord histórico de recaudación de regalías permite al gobierno reconocer el equilibrio en las cuentas públicas. Para los miembros del equipo de Hacienda, ser conservadores es un ejercicio cotidiano: no van a calcular las regalías a un valor muy cercano a los niveles actuales porque «los mercados a futuro» pronostican una caída de seis o siete dólares por barril.

El gobierno avanzó el casillero de los primeros seis meses del año y sólo consiguió una moratoria fiscal que le permitirá, además de aumentar la recaudación, sanear las cuentas de los entes provinciales para poder constituir unidades de negocio atractivas que los intendentes puedan aceptar. Si el precio del crudo se mantiene y se cumple una parte de los planes para poner en caja los números, en diciembre la administración podrá exhibir sus finanzas en orden, aun cuando no disponga de los instrumentos que consideró vitales: emergencia económica y retiro o jubilación anticipada de empleados públicos. En ese caso, el ajuste será más atenuado por la realidad que por la decisión de los operadores del oficialismo o sus opositores. (AN)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios