“Ni vencedores ni vencidos”

Después de enterarme por los medios de difusión de las declaraciones del presidente de los EE. UU., Donald Trump, sobre que su país tiene mayor poder de arsenal nuclear y quiere que se modernice y se potencie para que no quede obsoleto con respecto a otros países, me gustaría que el señor Trump y el resto del mundo tomen seria conciencia de sus pensamientos, porque ya con el tremendo poder atómico que tiene este país es más que suficiente. El mundo debe prestar mayor atención a lo que dice este señor, y pienso que tanto él como todos nosotros corremos mayor peligro al aumentar el arsenal.

A mí me parece que el señor Trump está exagerando, ya que EE. UU. posee miles de cabezas atómicas, es poderosísimo, y sus armas nucleares están desplegadas por el mundo y son suficientes para dañar severamente la vida en todo el planeta con posibilidad de hacerlo poco habitable. También el costo del nuevo proyecto nuclear que pretende seguramente será altísimo.

Lógicamente, en el mundo la modernización llega y es imparable, inclusive en las armas, y este país que seguramente es el más poderoso las modernizará; pero lo que no veo bien es la actitud de este señor y cómo anuncia estas medidas.

Pienso que mejor que aumentar la capacidad nuclear es incrementar las reuniones con los líderes de los países que la tienen, y en vez de hablar de bombas mejor hablar de paz y de cómo lograrla, así usted señor Donald Trump quedaría como el gran pacificador en la historia del mundo.

El desarme nuclear debe ser una prioridad mundial, porque en caso de una guerra con estas armas no hay ganadores. Los líderes mundiales deben tener mayor conciencia del peligro que están ocasionando tanto para ellos como para todo el planeta, porque entre EE. UU. y Rusia tienen mucho más de 12.000 cabezas atómicas, y parecen niños jugando a ver quién tiene más.

Lamentablemente esto no es un juego, es algo peligrosísimo, porque donde caen bombas atómicas queda contaminado y la radiactividad a través de los vientos se desparrama por el globo terráqueo. Y para que todos tomen conciencia, recuerden lo que pasó en 1986 en Chernóbil, Rusia. Fue gravísimo. Tampoco hay que olvidarse del atolón Bikini en las islas Marshall, donde se realizaron pruebas nucleares y por ello ese paraíso no es habitable desde hace muchos años (y no se sabe cuándo podrá ser apto para la vida). Que sirva de mensaje de lo que puede pasar. Hoy tenemos de ejemplo lo que pasó en Rusia y en el atolón de Bikini, así que en caso de un conflicto salimos todos perjudicados. Peligraría el equilibrio y la existencia de la vida en la tierra, incluida la de los que usan estos artefactos genocidas. Conclusión: en una guerra como ésta no quedan ni vencedores ni vencidos.

Otra noticia que me desagrada es la construcción de un muro en toda la frontera de EE. UU. con México. Mejor usar los aproximados 10.000 millones de dólares de costo para montar fábricas y centros de trabajo, esto daría ganancias y no pérdidas como el muro, y costaría mucho menos.

Horacio C. E. Marcote

DNI 11.233.956

“Pienso que mejor que aumentar la capacidad nuclear es incrementar las reuniones con los líderes de los países

que la tienen, y en vez

de hablar de bombas mejor hablar

de paz”.

Horacio C. E. Marcote

DNI 11.233.956

Datos

“Pienso que mejor que aumentar la capacidad nuclear es incrementar las reuniones con los líderes de los países
que la tienen, y en vez
de hablar de bombas mejor hablar
de paz”.

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora