“No estamos bien”

Bianchi minimizó los efectos de la altura en la derrota y dijo que están complicados.



El clima en Boca sigue enrarecido. Desde que comenzó el año las cosas no están saliendo y los resultados no se dan. Y eso ya comienzan a preocupar a Carlos Bianchi y sus muchachos.

El empate conseguido ante Gimnasia en el inicio del Clausura y la derrota de antenoche frente al Bolívar terminaron por poner de mal humor al DT 'xeneize'. Tanto que tras el partido en la altura paceña comenzó sobre el traspié que su equipo se vio “superado” por el Bolívar al tiempo que le restó importancia a los efectos de la altura de La Paz.

Bianchi afirmó que la victoria de los bolivianos fue “merecida” y añadió que la altura de La Paz (3.600 metros sobre el nivel del mar) “pudo haber molestado a los jugadores” pero no justificó en ese aspecto el bajo rendimiento de Boca al comentar que “no estamos bien”.

“Bolívar fue mejor que nosotros; no estuvimos en el nivel de ellos y eso se vio claramente, la altura pudo haber molestado en algunas cuestiones técnicas, pero el rival fue mucho más eficaz”, señaló el entrenador.

“Esto recién empieza. Será complicado pero recuerdo que en 2000 también empezamos con una derrota en Bolivia (0-1 frente a Blooming) y luego fuimos campeones”, recordó a modo de calmar un poco los ánimos.

En contrapartida a lo expresado por Bianchi, el defensor Luis Amaranto Perea aceptó ayer que el equipo “sintió la altura” en la derrota ante el Bolívar.

“La altura se siente. Hay algunos que la sienten más que otros, pero en general a todos nos costó mucho adaptarnos, lo que fue aprovechado por el rival”, expresó el defensor.

“Por momentos me quedaba sin piernas, era complicado. Sobre todo porque la cancha estaba pesada y para el rival le fue más fácil, ya que conocía el balón y el terreno”, describió.

Sobre las dificultades para controlar la pelota a 3.600 metros por sobre el nivel del mar, el defensor comentó que “lo más difícil era rematar al arco, porque no se podía medir el impulso. En cambio, cada vez que ellos pasaban la mitad de la cancha, buscaban nuestro arco. Ellos corrieron los 90 minutos y nosotros por momentos nos quedábamos sin aire. Aunque hay que admitir que tampoco jugamos bien”.

Respecto del uso de tubos de oxígeno en la altura, Perea admitió que “la mayoría los usó antes del partido y en el entretiempo. Pero cuando uno entra a la cancha, igualmente todo se complica”.

En cuanto a cambiar la táctica para ese partido, el colombiano manifestó que “el DT sabe mucho más que los jugadores y decide lo que hacer. Si las cosas hubieran salido como planeábamos, nadie podía decir nada”.

De cara al partido del domingo, en Rosario, ante Central, explicó que “el cuerpo técnico es el que va a decidir quién está en mejores condiciones para jugar”.

El plantel retornará a los entrenamientos hoy en el predio deportivo de Casa Amarilla y allí Bianchi se encontrará con otro jugador chino, el mediocampista por la izquierda Li Gouxu, de 25 años, quien será evaluado por el cuerpo técnico. (AR y Télam).

Euforia de los bolivianos

Con variados adjetivos, los diarios de Bolivia dedicaron ayer sus tapas al resonante triunfo 3-1 del Bolívar sobre Boca y los titulares coinciden en destacar la superioridad del equipo boliviano.

“Cayó Boca”, tituló en primera plana 'El Diario' encima de una fotografía del delantero José Castillo, el goleador del mundo en 2001, que brilló con sus tres tantos ante Boca en los 3.600 metros de altura de La Paz.

Por su parte, el matutino 'La Prensa' muestra el festejo del primer gol de Castillo con un entusiasta “Bolívar pasó por encima al campeón”, para además afirmar que a Boca se lo vio “despintado”, tuvo “temor a la altura y “vio la pelota cuadrada” en su visita al estadio Hernando Siles.

En las páginas interiores, el diario paceño sostiene que “Bolívar se hizo un festín con Boca”, con tres goles que pudieron ser más y que llegaron porque el campeón intercontinental “no tuvo ni sombra y pagó caro su excesivo temor a jugar en la altura”. (AR y AP).


Comentarios


"No estamos bien"