No hay pistas de la turista alemana

A medida que pasan los días, crece el pesimismo entre las brigadas de rastrillaje

Nikola Henkler no habría salido con el abrigo y los víveres necesarios como para aguantar una semana perdida en los bosques cordilleranos. La búsqueda no se interrumpe.
SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Al cumplirse una semana de la misteriosa desaparición de Nikola Henkler, una turista alemana de 28 años que vacacionaba en esta ciudad, los investigadores continúan sin pistas ciertas para la búsqueda.

Hasta la fecha fueron relevados todos los datos sobre la joven y asimismo se rastrillaron las principales áreas donde había indicios que pudieron haber sido recorridos por Henkler.

En primer lugar se recorrió los alrededores de Villa Catedral y la picada al refugio Emilio Frey, ya que antes de salir «a caminar un rato», la turista indicó que «iría al lago y al Catedral». Análogamente personal de Prefectura Naval Argentina navegó la costa del Nahuel Huapi, sin resultados positivos.

También se recorrió toda la ladera norte del cerro López, donde pudo haber caminado la excursionista y un grupo de escaladores de la Comisión de Auxilio del Club Andino Bariloche relevaron el cañadón del arroyo que baja de la montaña, donde en ocasiones anteriores se desbarrancaron algunos caminantes. Nada encontraron los montañistas.

Los investigadores hasta dieron curso a los dichos de una vidente local y relevaron la zona en la cual ella dijo haber «visto a la alemana», pero tampoco tuvieron suerte.

Las principales sospechas indican que Henkler pudo haber tenido algún accidente mientras caminaba por la montaña, ya que manifestó tener dolores en una rodilla, en la cual había sido operada hace poco de ligamentos, y que ello llevó a que se extraviara. Las características de la vegetación local, con mucho sotobosque muy cerrado, con abundantes cañas coligüe y también mosquetas, torma sumamente dificultoso el tránsito, máxime con dolencias físicas. Asimismo, el mal tiempo de la semana, con lluvias y temperaturas muy bajas, desalentó una fácil supervivencia sin alimentos y abrigo suficiente.

En este caso la búsqueda también se dificulta en gran medida, ya que es materialmente imposible recorrer cada metro a lo largo del bosque. Si bien hay algunos antecedentes de una larga supervivencia en la montaña, ayer comenzó a recorrer el pesimismo entre los investigadores, máxime por cuanto la joven no llevaba equipamiento ni víveres.

No obstante, en el historial andino de esta región todos los perdidos en la zona boscosa han aparecido, algunos después de varios meses e incluso años. Los únicos accidentados cuyos cuerpos nunca aparecieron fueron de los andinistas caídos en los hielos y glaciares del monte Tronador.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora