No se sabe cómo aplicarán el plan de ahorro de gas

Esta vez el gobierno comparará los consumos actuales con los de los bimestres similares de 2003, pero tomando como referencia para la selección la temperatura

CIPOLLETTI (AC) – Por ahora, nadie sabe de qué manera se aplicará el plan de ahorro de gas en el país ni específicamente en la Patagonia, donde el frío se siente con más fuerza, porque este año el gobierno nacional estableció que debe compararse el consumo de este invierno con un período de referencia similar de 2003 respecto de la temperatura media del bimestre para determinar si el cliente recibirá descuentos o sufrirá penas.

El año pasado las cosas estaban más claras porque no se tomaba en cuenta la temperatura del período que se tomaba para comparar el consumo. Pero también era un modelo injusto porque, sobre todo en el sur del país, muchos usuarios no pueden apagar un calefactor si las temperaturas son muy bajas.

De la confusa resolución de la secretaría de Energía de la Nación que restituyó lo que el gobierno llama Programa de Uso Racional del Gas Natural, surge que las distribuidoras deben recabar los datos meteorológicos de la zona donde tienen la concesión e informar a sus clientes cuáles fueron las temperaturas medias de 2003 en esa área.

El problema es que hay concesionarias que, como Camuzzi, atiende un territorio amplio, con temperaturas medias disímiles.

¿Qué dice la norma? El período de referencia es el bimestre «entre los meses de vigencia de programa pero del año 2003 en el que la temperatura media del bimestre para la localidad de cada usuario (…) o cercana a ella, relevada por las prestatarias (…), observa la mínima diferencia absoluta computable respecto de la temperatura media del bimestre del programa para el cual se esté relevando consumos y temperaturas».

Y luego ordena: «cada prestataria (…) deberá incluir en cada factura impresa que le envíe a sus usuarios que sean sujetos activos del programa un esquema en el que se visualice la temperatura media del período a facturar y la temperatura media de los seis bimestres de 2003».

De la lectura del complicado texto se infiere que, más que confrontar un bimestre con el mismo bimestre de 2003, se tomarán los meses que puedan ser comparables en virtud de la detección d esa temperatura media.

Con este plan el gobierno de Néstor Kirchner busca desalentar el consumo de gas, un combustible que desde hace dos años no es suficiente para atender la demanda.

Ya se sabe que los comerciantes de Río Negro y Neuquén y las familias de la zona cordillerana de menores consumos de gas podrían recibir descuentos de hasta el 15% en sus facturas si consumieran un 10% menos que en 2003.

En cambio, hay muchos hogares de clase media que, si no reducen su demanda, soportarán penalidades cuya incidencia en el valor final de las boletas nadie calcula.

Para aplicar este plan de premios y castigos, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) creó el año pasado «umbrales» de consumo que en no existen en los cuadros tarifarios. Por el uso del gas que se hace en cada región, esos umbrales no son los mismos.

En Viedma ese umbral es de 2.700 metros cúbicos por año y en las ciudades del Alto Valle, de 2.600.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios