"No teníamos por dónde salir"

#

El conductor del auto era un joven de San Antonio. Sus acompañantes habían llegado desde Viedma.

VIEDMA (AV)- "Te cruzaste, hijo de p..." escuchó Mario Saavedra después de que un impacto terrible lo lanzara contra el respaldo del chofer del colectivo "3 de Mayo" que ayer chocó en la salida de San Antonio. El pasajero todavía temblaba anoche, cuando recordaba en Viedma lo sucedido.

"Habíamos salido de San Antonio y yo estaba durmiéndome, pero como iba en el primer asiento, detrás del conductor, cada tanto miraba por el costado hacia adelante. Es como que sentía cierta preocupación", recordó diez horas después del hecho el joven pasajero que regresaba de Jacobacci.

El ómnibus iba casi completo cuando de repente se escuchó el estruendo y todo el vehículo se llenó de humo y tierra. "La gente gritaba asustada y para colmo, como el micro tenía una sola puerta que se había trabado con el auto, no teníamos por donde salir", contó Mario. Un bombero, que pudo ingresar al micro, empezó a golpear la ventana de emergencia y por allí comenzaron a salir pasajeros hacia la caja de una camioneta que se puso en reversa para proceder al rescate.

"Por fortuna yo apenas tuve unos golpes en el brazo y la pierna, un hombre mayor se cortó un poco en la cara y una señora en la boca. Pero nada grave. Todos gritaban, había madres con bebés y algunos nenes, fue impresionante", describió el hombre, que luego relató: "Nos preocupó ver la mancha de combustible. Si se hubiera incendiado moríamos todos adentro, porque habíamos quedado encerrados".


Comentarios


«No teníamos por dónde salir»