“Nunca acabará de irse”

Recién despedimos a César Cedrón, que vivió como pensaba, con la sencillez y la decencia de un hombre que creyó que se podía construir un mundo mejor y a su manera lo probó, formando una familia hermosa junto a Mirta. César fue un hombre de izquierda, de la que no se sube al primer bondi, ni transa ni habla a los gritos. Por eso mismo transitó su existencia brindándose solidario hacia todos y trabajando duramente por causas sociales. Toda vez que golpeó despachos oficiales lo hizo para pedir por su club o por su federación, jamás para él, ya que no necesitaba más que la contención amorosa de su familia para estar bien. Por eso no juntó dinero, ni bienes materiales, ni prerrogativas ni privilegios. Sus hijos heredarán el patrimonio de su honor, nada menos. Sus amigos, entre los que orgullosamente me siento, la serena felicidad de haberlo conocido y la sensación de que nunca acabará de irse, porque se mudó a nuestra agradecida memoria. Natalio Perebroisin, DNI 4.536.075 Neuquén

Natalio Perebroisin, DNI 4.536.075 Neuquén


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios