Obama y Romney, del atril al avión sin descanso

El empate técnico alienta los ataques y las réplicas, en un frenético cierre de campaña

GREEN BAY, EE. UU. (AFP).- El presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney volvieron ayer con ímpetu a la campaña electoral estadounidense tras la pausa forzada por la devastadora tempestad “Sandy”.

Obama reemprendió la campaña electoral con un maratón de viajes y mítines por el país en el sprint final de una cerrada carrera que concluye el martes.

Obama busca el tiempo “perdido” tras suspender la campaña por “Sandy”, que ha dejado de momento 88 muertos y costes que rondan los 50.000 millones de dólares, según estimaciones.

“Sandy” se extinguió, pero sus fuertes y destructores vientos son los que ahora empujan a Obama. Las cifras de desempleo que saldrán hoy podrían darle otro impulso clave, si bien está también el riesgo de que lo frenen en seco, en caso de que empeoren los datos a pocos días de las urnas.

El líder demócrata estuvo en Wisconsin, luego viajó a Colorado y al final, a Ohio, estado decisivo. Obama mantuvo un discurso optimista y que recordó a su mensaje de superación que lo llevó a la victoria en 2008. “Cuando un desastre nos golpea, sale lo mejor de Estados Unidos”, clamó Obama en Green Bay .

Romney, de escala en Virginia, con tres mítines consecutivos, también se presentó como un candidato apaciguado, una imagen que intenta cultivar a marchas forzadas, para apartarse de su sombra de conservador duro.

Ambos, el presidente y el exgobernador a la búsqueda de una imagen moderada, rápidamente intercambiaron dardos.

“Para lograr que Estados Unidos sea de nuevo un país fuerte, tenemos que acabar con las divisiones, con los ataques, con la diabolización, hay que colaborar con el otro partido”, dijo Romney en Virginia.

Obama sugirió hace días la creación de un secretario de Negocios, para estimular la creación de nuevas empresas.

“No veo cómo añadir un nuevo puesto a su gabinete permitirá crear millones de empleos”, criticó Romney.

Buscando votos en Florida, la campaña del republicano empezó a transmitir un anuncio en español que muestra al presidente venezolano, Hugo Chávez, y a la sobrina de Fidel Castro, Mariela, expresando su apoyo a Barack Obama.

Una narradora con acento cubano lidera el anuncio de 30 segundos titulado “Chávez por Obama” y muestra un video de Chávez del 30 de septiembre pasado diciendo: “Si yo fuera estadounidense, votaría por Obama” dice en el anuncio transmitido en tres televisiones en español del área metropolitana de Miami.

“El gobernador Romney ha utilizado todos sus talentos de vendedor para disfrazar esas mismas políticas que le fallaron a nuestro país, las mismas políticas con las que hemos tenido que lidiar en los últimos cuatro años, y las ofrece como cambio”, dijo por su parte Obama.

“Después de cuatro años ya saben quién soy”, dijo Obama. “Quizás no estén de acuerdo con cada decisión que he tomado. Quizás están frustrados con el ritmo del cambio, pero saben en lo que creo”, añadió.

Obama busca que el impulso que le dio su reacción ante “Sandy” le permita consolidar su pequeña ventaja en varios estados.


Comentarios


Obama y Romney, del atril al avión sin descanso