Objetivos de la nueva gestión

El nuevo jefe de la Policía, Raúl Liria, señaló como uno de los objetivos a lograr en su gestión el de "pacificar" la fuerza, tras varios acontecimientos que pusieron en jaque la cadena de mandos y derivaron en la salida de Raúl Laserna.



NEUQUÉN

“Han pasado cosas que no deben volver a suceder. Entiendo que ya desaparecieron, pero hay que trabajar sobre lo que pasó para que nunca más se vuelva a producir”, afirmó a minutos de asumir el cargo.

Liria confirmó que habrá nuevos cambios en la fuerza, que terminarán de definirse en las próximos días, aunque sin anticipar más nombres que el de la comisario mayor Lía Alejandra Ferragut (ver nota central). “Todavía le estamos dando forma, calculo que en 48 o 72 horas, porque la urgencia lo amerita, vamos a tener armado el Consejo Asesor Superior”, anticipó.

Su propia designación la evaluó como sorpresiva, aunque advirtió que “uno siempre está preparado para los cambios; a esta altura de la vida es “o me voy un escalón más arriba o me voy a mi casa”. Dijo que es necesario reafirmar el Plan de Seguridad y hacerle “retoques” para adaptarlo a nuevas modalidades delictivas, y planteó la iniciativa de “estar más cerca del personal”. “Hay que caminar mucho, en algunos casos creo que estamos muy alejados de las unidades del interior. Hay que caminarlas, conocer y estar cerca del personal. Estas cosas son las que, creo, nos van a dar otro tipo de rédito”, aseguró.

También anunció la llegada de 60 nuevos móviles para la provincia, y consideró prioritario reforzar la presencia policial en Plottier, Neuquén, Centenario y unidades de ciudades del interior.


Comentarios


Objetivos de la nueva gestión