Odisea en ambulancia de un paciente del Ipross

La hija de un hombre de 87 años que debió ser derivado desde Cipolletti a Viedma denunció demoras y narró un viaje de pesadilla, realizado bajo el intenso calor del 25 de diciembre en un vehículo que no estaba en condiciones.

Zuly Deluchi, la hija del paciente de 87 años, padeció junto a su padre un viaje de pesadilla.
VIEDMA (AV)- Una serie de graves circunstancias sufrió un paciente del Instituto Provincial del Seguro Social (Ipross) en una derivación a esta capital desde Cipolletti, donde concurrió a hacerse atender por una práctica de alta complejidad médica, según denunciaron familiares.

La ambulancia fue despachada desde esa ciudad del Alto Valle el 25 de diciembre a primera hora de la tarde, en medio de una alta temperatura, para trasladar a Viedma a una persona de 87 años.

Zuly Deluchi, hija del paciente, contó a «Río Negro» que «ni bien subimos nos dimos cuenta que no tenía ventilación, por lo tanto le planteé el inconveniente al enfermero que oficiaba de chofer porque no podíamos viajar 600 kilómetros en esas condiciones» y luego «se prometió un cambio de vehículo en Roca». Relató que «entre Cipolletti y Roca tuve que darle aire a mi padre con un abanico durante todo el tiempo por el calor infernal, y luego cuando hicimos el cambio, la segunda ambulancia tenía un ventilador chico que con las horas comenzó a dar calor».

Agregó que «varias veces tuvimos que parar porque el motor de la ambulancia recalentaba. Mi padre sufrió muchísimo porque pasó varios días en terapia intensiva, y para dar más aire abrieron un ventiluz del techo. Con el fuerte viento se voló y hubo que parar nuevamente para rescatarlo. Cuando lo recuperaron, tuvieron que atarlo con gasas al ventilador y así evitar que se vuele nuevamente».

La señora Deluchi narró que «los muchachos en realidad son enfermeros pero tuvieron que hacer de chofer y mecánicos a la vez, un poco se sentían culpables de las condiciones de los vehículos».

La ambulancia pertenecía a la empresa Emergencias SRL de Neuquén y había sido fletada por gestión de SEM de Viedma. El director médico de la empresa viedmense, Floreal Ituburu, comunicó a través de terceros que no pensaba dar su versión de los hechos cuando «Río Negro» lo buscó para hacerle una consulta.

El paciente, Salvador Baggieri había viajado el 22 de noviembre a Cipolletti en el marco de una práctica ambulatoria por una revisión del by-pass que tiene colocado. Para peor, en el viaje de ida bajó al baño en una estación de servicio de Choele Choel y se cayó dentro de una fosa quebrándose la cadera. El resto del viaje a Cipolletti lo completó en una ambulancia.

En la ciudad valletana -según cuentan los familiares- estuvo al borde la muerte porque empezaron a aparecer varias infecciones, y debió recuperarse en terapia. Deluchi se vio obligada a presentar un recurso de amparo ante las dilaciones del Ipross en definir donde debía operarse de la cadera. La hija del paciente relató que «a mi papá le dieron el alta el 24 de diciembre, el médico Demetrio Thalasselis pidió un urgente traslado (a Viedma) para la operación, sin embargo SEM tardó un día y medio en definir hasta que mandó el vehículo de Neuquén».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora