Olvidate del papelito

<b>Lehmann le pasó la posta a Neuer, pero Maradona ni piensa en una definición desde los doce pasos.</b>



#

&amp;lt;b&amp;gt;Chiquito Romero es una garantía y se agranda en las difíciles.&amp;lt;/b&amp;gt;(Foto: AP )

Diego Maradona está más que confiado y asegura que la historia se termina en los 90 minutos, y con victoria albiceleste. Jura que sus muchacho atacarán y asfixiarán al joven equipo germano y que la historia no tendrá el dramatismo de hace cuatro años atrás. Igual, previsor el DT, dispuso ayer de una sesión de penales a la que lógicamente no faltaron dos buenos amigos: Sergio Romero y Lionel Messi.

Como en cada uno de los entrenamientos, el inefable entrenador apeló al “inflador anímico” para motivar a sus gladiadores. Arengó como siempre, se rió como nunca, hizo trabajos de pelota parada y después mandó a ejecutar disparos desde los doce pasos.

¿Se le cruzará por la cabeza la definición de hace cuatro años? Seguramente que sí, sobre todo porque fue uno de los miles que ese día sufrieron en Berlín cuando Pekerman sacó de la cancha a JR Riquelme (por Cambiasso) y no le dio ni siquiera un minuto a Messi.

Romero habló de la “suerte” en las definiciones por penales, pero la anterior contra Alemania demostró que la cuestión va mucho más allá de lo azaroso. Dicen que hace un par de días Jens Lehmann, el arquero que le atajó los penales a Roberto Ayala y Cambiasso, llamó por teléfono a Neuer y le dijo: “¡Manuel, ahora tu tomas el papelito!”

¿De qué hablaba? Del pedazo de papel que según dicen tenía anotado la forma de patear de los argentinos. ¿Qué fue de ese ‘machete’? Es ahora una pieza de adoración del Museo de Historia Contemporánea de Bonn, el “Haus der Geschichte”, uno de los recintos más importantes de Alemania, que ofrece testimonios de toda la vida de la Nación.

La repercusión que tuvo ese ‘machete’ fue increíble, al punto que el 16 de diciembre de 2006 fue subastado en un show televisivo y lo compró el presidente del coloso energético alemán EbBW en 1.340.000 dólares.

La historia se vuelve a repetir, con algunas coincidencias y otras diferencias. Ahora a la Albiceleste la conduce Messi y no Riquelme, ganó todo lo que jugó y por su poder de ataque saca una mínima luz en el favoritismo ante Alemania. El choque de 2006 los equipos llegaron parejos, el de Pekerman estuvo arriba en el marcador con un golazo de cabeza de Ayala tras un córner de JR, y el local lo empató mediante un frentazo de Miroslav Klose, verdugo que hoy deberá marcar Burdisso.

Argentina tenía controlado ese partido, José mandó a la cancha a Cambiasso por Riquelme y esa fue una señal para Alemania.

Ballack se transformó en el líder espiritual de los embates teutones y el tanto de Klose cayó después de un centro del capitán y a falta de 10 para el final. Después llegaron los penales y la historia del ‘machete’ de Lehmann, que un tiempo después le restó importancia a esta estrategia.

“Estaba bastante ilegible”, dijo, y juró que “hubo dos argentinos (Julio Cruzo y Maxi Rodríguez) que patearon al lado opuesto de lo que indicaba el papelito y convirtieron”.

Andreas Köepke, el entrenador de arqueros germanos, había anotado siete nombres y hubo tres que debió tachar porque no terminaron el partido o no lo jugaron: Riquelme, Crespo y Messi.

Nadie duda que ante una potencial definición de este tipo, La Pulga será uno de los primeros en enfrentar a Neuer, y que por la frialdad con la que afrontó la responsabilidad en 2006, La Fiera Rodríguez sería otro de los elegidos por el cuerpo técnico.

Y Romero tendría que estar preparado para cumplir su parte. Seguramente tiene los datos y no repetirá la experiencia del arquero de Ghana, que ayer no tuvo en cuenta la famosa “picadita” de Abreu.

Pero Maradona no cree que Alemania pueda lastimar a su seleccionado. Está convencido que sus muchachos están llamados a hacer historia, y él a ser leyenda. Por eso los motiva. Les recuerda para quiénes juegan. “Dejen la vida. Detrás de esto hay un país que no disfruta hace mucho tiempo y hay una ilusión muy grande, depende de ellos que se levanten con una sonrisa en su rostro o no, y eso es inmensamente grande para un país como el nuestro”.


Comentarios


Olvidate del papelito