Opinión publicada

Los invitamos a leer el artículo “La guerra que faltaba” de Joaquín Morales Solá para el diario La Nación.



Joaquín Morales Solá, en La Nación, comenta la ofensiva del Gobierno contra la Corte Suprema. Señala que “Cristina se molestó porque al Poder Judicial lo llaman “contrapoder”. La Justicia no es un contrapoder, porque es un poder del Estado. La Justicia sí es, en su esencia, contramayoritaria. Su función es aplicar las leyes sin importarle el pensamiento circunstancial de la mayoría. Su deber (sobre todo el de la Corte) es garantizar la vigencia de la Constitución para impedir la arbitrariedad y reponer en sus derechos a los ciudadanos. Ese sistema es la mejor defensa de las minorías y responde a los frenos y contrapesos propios de la división de poderes. División de poderes que es, en definitiva, la garantía más eficiente de la libertad. Es casi imposible, de todos modos, analizar a la Presidenta con parámetros normales. Su caso tal vez no pertenezca sólo a la política. La actual presidenta es la misma persona que como senadora defendía las instituciones y que llegó al poder, en 2007, prometiendo una mejor calidad de vida democrática. Nadie hubiera imaginado entonces que seis años después compararía a su esposo con San Martín y Belgrano, como lo hizo anteayer en Santa Cruz. Fue una función única del culto a la personalidad desde los tiempos de Perón y Eva”. Para leer el artículo completo, hacé clic.


Comentarios


Opinión publicada