Opinión Publicada

Los invitamos a leer los artículos “Elecciones 2013: Las demandas sociales, de Laclau a Massa e Insaurralde” y “Educación: La persistencia de la desigualdad educativa”.



ARGENTINA

> Eduardo Fidanza, en La Nación, reflexiona sobre el rol central que ocupan los intendentes en la actual campaña política. Afirma que “sin desmerecer el talento de los intendentes y su dedicación a la tarea, deben buscarse razones más generales para explicar su éxito. A grandes rasgos, la expansión económica de la última década tuvo repercusión favorable en las administraciones locales, que mejoraron sustancialmente la capacidad de recaudar y los presupuestos a valores constantes. Además, los intendentes, particularmente los del conurbano, asumieron progresivamente temas críticos, de enorme repercusión para los vecinos, como inseguridad, infraestructura escolar y prestaciones complementarias de salud. De algún modo se convirtieron en “bomberos del sistema”, como explica el experto en desarrollo local Fabio Quetglas. En cierta forma, los intendentes exitosos, en su mayoría peronistas, representan el triunfo de la gestión local sobre la visión macro de la política nacional. Es la victoria, de reminiscencia saintsimoniana, del administrador sobre el ideólogo, del trabajador material sobre el especulador abstracto. Sin embargo, este fenómeno encierra una cruel paradoja para el kirchnerismo. Sus descendientes son antes un producto de la caja que del relato. Massa e Insaurralde, hoy enfrentados por la contingencia, administran recursos y los aplican con pragmatismo a nivel local, desentendiéndose, por ahora, del destino nebuloso y épico del modelo. Al cabo de la “década ganada”, cambiaron los protagonistas. El hacedor sucede al redentor”. Leer artículo aquí.-

> Alieto Guadagni en La Nación, Hay otra forma de capital en este siglo XXI que es más importante que el capital físico: es el capital humano acumulado por la población gracias a la educación. Según un reciente estudio del Banco Mundial, “el valor del capital humano equivale a cuatro veces el valor del capital físico”. Hace ya varias décadas que aumenta la escolarización en las naciones que lideran no sólo el crecimiento económico, sino también el abatimiento de la pobreza y el avance tecnológico. Esto es notorio en lo que se refiere al ciclo secundario, de acuerdo con lo que demuestran las cifras publicadas en 2013 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE): en las naciones industrializadas, el 75% de los mayores de 25 años concluyó la escuela secundaria, mientras que entre nosotros apenas lo hicieron 42 de cada 100. Según estima la OCDE, 83 de cada 100 de los actuales adolescentes en los países industrializados terminarán regularmente la escuela secundaria, pero si bien también lo harán 83 en Chile, la tasa bajará a 65 en Brasil y a 43 en nuestro país”. Añade que hay “diez países latinoamericanos, que ya registran índices de graduación secundaria superiores a los nuestros. Ha quedado atrás el tradicional liderazgo escolar argentino, nacido a partir de la ley 1420. No hay igualdad de oportunidades en la sociedad del siglo XXI si la mayor parte de los adolescentes, especialmente los más pobres, no concluyen la escuela secundaria, requisito básico para acrecentar el capital humano, que, como hemos visto, es cuatro veces más importante que el capital físico”. Leer artículo aquí.-


Comentarios


Opinión Publicada