Exclusivo Suscriptores

Las apuestas online en edades tempranas no son juego

Estrés, ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental, pueden surgir de la costumbre de apostar en eventos deportivos.

El juego y las apuestas deportivas online, han experimentado en los últimos años, un crecimiento marcado en nuestro país.

La facilidad de acceso a celulares y la publicidad creciente a cargo de influencers y hasta de celebridades falsas han contribuido, particularmente, a que los niños y adolescentes sean un segmento cada vez más vulnerable a esta problemática,

La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), en conjunto con la Asociación Argentina de Psiquiatría Infanto Juvenil (AAPI), publicaron un comunicado referido a la creciente problemática que implica la proliferación entre niños y adolescentes de plataformas de apuestas online y reclamó al Gobierno y a las autoridades reguladoras “implementar medidas efectivas”.

El comunicado apunta que “el juego incide en circuitos neuroendocrinos cerebrales activando sistemas de recompensa rápida que producen placer inmediato y mucha necesidad de continuar jugando, ya que tienden a ser repetidos compulsivamente”.

Así cuando tal conducta se agudiza se puede llegar al juego patológico definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como:” la presencia de frecuentes y reiterados episodios de juegos de apuestas, que dominan la vida del enfermo en perjuicio de los valores y obligaciones sociales, laborales, materiales y familiares de este”.

Los especialistas de la SAP explicaron que: el estrés, la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental pueden surgir como consecuencia de los problemas de juego online y profundizaron: “Los niños y adolescentes pueden experimentar vergüenza, culpa y aislamiento social alejándolos de otros intereses académicos, lúdicos o deportivos”.

No existe una legislación nacional específica al respecto, lo que ha facilitado el acceso a un nicho donde menores de entre 12 y 18 años son presas de seductoras promesas de dinero fácil.

Ello promovido muchas veces por supuestas invitaciones con imágenes de famosos logradas por inteligencia artificial o por páginas web truchas y hasta por el propio menor que falsea su identidad para poder acceder al sitio.

Frente a tamaña amenaza, hoy resulta clave, una legislación que restrinja el acceso de menores a esta práctica nociva y que reprima a quienes usufructúen con tal práctica ilegal.

En tal sentido resultan promisorio el incipiente cuerdo celebrado en la región entre el IJAN de Neuquén y el Ministerio Público Fiscal para bloquear aquellos accesos a páginas web de juegos online que no tengan la aprobación de una lotería oficial del país, ante el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

También otro actor importante debe ser la escuela, activando propuestas que den recompensa al esfuerzo y la superación sostenidos en el tiempo, tanto individual como grupalmente.

Pero cualquier intervención estatal o escolar zozobrará, si no se cuenta con la imprescindible presencia de una vigilancia activa y cariñosa de los padres, poniendo límites al uso de celular y llevando un control de la disponibilidad dineraria de sus hijos adolescentes, aún de sus billeteras virtuales.

Pues al fin y al cabo no habrá sobre el particular, ninguna enseñanza más efectiva que la del ejemplo adulto respaldado en: 1.-Demostrar que es posible en distintos momentos del día, prescindir de las pantallas. 2.- Encontrar en otras actividades constructivas (físicas, de vida en la naturaleza, sociales, culturales, intelectuales, etc.) una retribución gozosa y no exclusivamente material. 3.- Concluir que la mayoría de los premios que da la vida, no se juegan en un pleno, sino en la silenciosa constancia de los días.

Abogado. Prof. Nac. de Educación Física. Docente Universitario.


Temas

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora