Otro duro golpe a Brown

Gordon Brown ya había jugado su última carta antes del nuevo golpe: una reestructuración del gabinete debía restituir la autoridad perdida tras la derrota de las municipales y de una ola de dimisiones de ministros sin precedente.

Pero cuando el premier británico acababa de reunir su nuevo equipo de gobierno para un nuevo comienzo tras los escándalos por las dietas, llegó el siguiente golpe: su Partido Laborista sufrió en las elecciones europeas una derrota histórica, con el peor resultado desde la Primera Guerra Mundial.

La supervivencia política de Brown vuelve a pender de un hilo. ¿Podrá sacarse ahora un nuevo as de la manga? Todos los diputados laboristas ya sabían que su partido no tenía nada que hacer frente al Partido Conservador de David Cameron.

Pero incluso el partido antieuropeísta UKIP logró más votos que el laborista, lo que fue especialmente doloroso para Brown.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora