Otro policía a juicio por el crimen de un joven

Le disparó por la espalda en la madrugada del 22 de julio en el barrio Cuenca XV.

Archivo

El caso que hoy se ventila en Tribunales es el segundo de “gatillo fácil” en menos de un mes. El anterior fue por la muerte de Braian.

NEUQUÉN (AN).- El fiscal de instrucción Maximiliano Breide Obeid acusó al policía Héctor David Méndez, de 48 años, de homicidio agravado por haber abusado de función cuando mató a tiros a Matías Casas, de 19 años, la madrugada del 22 de julio del año pasado en el barrio Cuenca XV. El delito se castiga con cadena perpetua. Los querellantes Ivana Dal Bianco y Mariano Pedrero que representan a los familiares de la víctima, agregaron a la acusación el agravante de “alevosía” y adelantaron que pedirán la pena máxima, en el juicio oral y público que comenzará hoy a las 8, en los tribunales de calle Yrigoyen. La causa ha tenido gran repercusión porque los allegados al joven y las entidades que los acompañaron desde el hecho lo han enmarcado en los casos de “gatillo fácil” y se lo asoció con el recientemente concluido juicio por la muerte del adolescente Braian Hernández, en el que se condenó a perpetuidad al oficial Claudio Salas. Una pelea entre Casas y Enzo Méndez, hijo del acusado, fue según los testimonios recogidos, el origen del trágico suceso. Enzo le contó a su padre el desencuentro con Matías, su progenitor salió de su casa en búsqueda de la víctima y cuando lo encontró -estaba con una joven-, le disparó con su arma reglamentaria. No dio en el blanco y el atacado aprovechó para intentar huir en una moto, pero aún cuando alcanzó a salir el victimario le descerrajó dos disparos de corta distancia. Uno de ellos, en la espalda, que a la postre fue mortal. No terminó ahí el suceso. Porque como Matías había salido de la escena, Méndez, su hijo Enzo y otro vecino salieron en su búsqueda y lo hallaron, tendido en el suelo, a las pocas cuadras. Varios testigos dieron cuenta que, estando indefenso, Méndez lo pateó, incluso cuando ya había personal policial en el lugar. El acusado trató de desincriminarse con el argumento de que había disparado “para asustar” a Matías. La expectativa en la audiencia de hoy está centrada en saber si Méndez hará uso de la palabra cuando, en la apertura de la audiencia, los jueces le ofrezcan hablar. Si no lo hace su actitud no es considerada un agravante, ya que le asiste el derecho de guardar silencio. Previamente el fiscal y los querellantes delinearán sus acusaciones y comenzarán a desfilar los testigos, una veintena. Para hoy están citados el perito Diego Marton; Matías Joaquín Molinez Cares, quien de acuerdo al expediente presenció la discusión entre Matías y Enzo; y Fabián David Barrionuevo, quien condujo la camioneta en la que los Méndez salieron en busca de la víctima. La recepción de testimonios, con la concurrencia de amigos de la víctima, policías, forenses y peritos particulares continuará diariamente hasta el viernes, día en que podrían realizarse los alegatos del fiscal, los querellantes y el defensor. Cinco días hábiles después como máximo se conocerá la sentencia.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora