Padre e hijo bajo sospecha

Están imputados en una causa por el desvío de cheques municipales en San Antonio Oeste.





#

Los cheques de la Municipalidad de SAO llegaban a la sucursal del Patagonia y en parte eran desviados.

Archivo

SAN ANTONIO OESTE (ASA).- El exempleado del Banco Patagonia acusado de hurtar de manera progresiva parte del dinero que debía depositarse en la cuenta que la municipalidad de San Antonio Oeste posee en la entidad está imputado junto con su padre en una causa por estafa que tramita en el juzgado de instrucción 4 de Viedma. La noticia de que la sospecha es compartida causó asombro tanto en San Antonio como en la capital provincial, porque si bien el joven es conocido en esta ciudad, su papá, también exempleado bancario, posee una larga trayectoria asociada a ambos lugares. De hecho, en Viedma habría participado activamente de entidades vinculadas al esparcimiento del personal bancario. Se presume que la dinámica utilizada para desviar el dinero era quedarse con los cheques endosados por la municipalidad. Para perpetrar el supuesto fraude, en lugar de convertirlos en efectivo que iría a parar a la cuenta municipal, se cree que los valores eran depositados por el joven en una cuenta que estaba a nombre de su padre en la misma sucursal –de ahí la imputación compartida– porque todo indicaría que el mayor de los hombres habría estado al tanto de la maniobra y se lo presume cómplice. Hasta ahora la Justicia determinó que las situaciones en las que habría intervenido el presunto empleado infiel fueron 60. Como se determinó que el dinero sustraído de manera paulatina provino de cheques, se deduce entonces que esos 60 son los valores hurtados; que en total habrían superado los 258.000 pesos, como inicialmente se sospechó, llegando casi a los 270.000. En todos estos casos, los cheques habrían ido a parar a la cuenta paterna. Según informaron fuentes judiciales, hasta ahora no prestó declaración ninguno de los imputados, ya que todavía la Justicia se halla realizando una pericia contable que permita determinar con absoluta precisión el monto al que asciende el dinero reclamado. Debido a esto, en los próximos días serán convocados a prestar testimonio los empleados municipales que detectaron el faltante de dinero en la cuenta, que dependen del área de Hacienda municipal. Con la información que brinden, sumada a la aportada por el trabajo de los peritos, se podrá obtener el monto exacto y establecer el lapso usado para la maniobra, que se presume que demandó varios meses. Cabe recordar que a principios del mes pasado se hizo público el hecho, tras lo cual el banco separó al empleado de su puesto y repuso el dinero faltante de la cuenta municipal. Justamente fue el municipio el que detectó la falta de fondos, lo que promovió que el Banco Patagonia iniciara una investigación interna que terminó sindicando como sospechoso al ahora imputado.


Comentarios


Padre e hijo bajo sospecha