Para la disidencia es “una locura”

“Muchas veces uno no hace lo que quiere sino lo que puede. El fútbol es dependiente de los ingresos económicos de la televisión”. Nicolás Russo

Archivo

A esta altura nadie intenta maquillar las cosas: borrar de un plumazo los descensos es para proteger a los equipos ‘grandes’, el ascenso masivo de la B a la A que se instrumentará desde agosto de 2012 se debe a la caída en desgracia de River durante esta temporada y, la mayor, la tevé (en este caso el gobierno nacional) manda y los demás acatan. Las palabras de varios dirigentes importantes, tanto de primera como del ascenso, echaron luz en cuanto a un proyecto que marcará un antes y un después en la agitada vida del fútbol argentino. Eso sí, por ahora no se escucharon las voces de aquellos que votaron a favor. “Se que ha influido mucho el descenso de River pero no sé por qué hay que cambiar así”, se quejó el presidente de All Boys, Roberto Bugallo, uno de los que se abstuvo de votar a favor de la fusión de categorías. “Pedí analizarlo algunos días, porque me parece una locura que se presente un proyecto y haya que aprobarlo enseguida. De saber que no había descensos, no hubiese gastado en tantas incorporaciones y hubiésemos dado chances a las inferiores”. También piensa en el proyecto como una realidad, más allá de que se definirá en octubre. “Nunca vi que algo se rechace en una Asamblea. Le podrán hacer algún cambio pero no lo van a rechazar”, agregó. Otro que se quejó fue el presidente de Newell’s, Guillermo Lorente. “Creo que se intenta nivelar para abajo y esto no es bueno. Por otro lado, por ejemplo, All Boys, que estuvo haciendo un sacrificio impresionante para llegar a Primera División y ahora de un plumazo ve que la tarea es inútil. Aparte, va a contribuir a generar más problemas con el tema seguridad, puntualmente en Buenos Aires”, argumentó. En ese sentido, agregó: “La prueba está en que la programación de los partidos incluye desde días hasta horarios ridículos, cambios de días y horarios a tres días que los partidos se jueguen. Modificar los torneos en la Argentina no se hace ni en una hora ni en quince horas”. Para Lorente, toda esta situación se desencadenó por el descenso de River, situación que señaló como “un cambio en el mapa deportivo del país”. En relación a Grondona, aclaró: “Lo observé como que proponía y la gran mayoría aceptaba, creo que las cuatro abstenciones que hubo no es un hecho menor. Yo me siento tranquilo con mi decisión. Fue lo más prudente”. “Muchas veces uno no hace lo que quiere sino lo que puede. El fútbol es dependiente de los ingresos económicos de la televisión”, reconoció el titular de Lanús, Nicolás Russo, el único que votó a favor y habló. Una vez que se fueron desempolvando enigmas de la génesis de estas urgentes modificaciones, los directivos se fueron liberando para admitir que fue una “bajada de línea del gobierno nacional”. El primero en reconocer los orígenes fue el vice de Vélez, Julio Baldomar, otro de los que votó por la abstención: “esto viene de afuera de la AFA”, dijo, y aclaró que Grondona seguirá en el poder porque en octubre será reelecto. “Es una propuesta exclusivamente económica y viene desde el gobierno”, agregó el presidente de Rosario Central, Norberto Speziale. Solo resta esperar al 18 de octubre, día que la asamblea votará el llamado “nuevo orden” futbolístico y a Julio Grondona para otro mandato.

la frase

“Se intenta nivelar para abajo y eso no es bueno”, se quejó Lorente, titular leproso.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora