Paramilitar colombiano quemó 36 cuerpos para construir su casa

“El Iguano” se acogió a plan oficial de desmovilización.

BOGOTÁ (DPA/AFP) – Un ex jefe de los grupos paramilitares de ultraderecha de Colombia confesó que ordenó desenterrar a más de 36 víctimas de su organización para construir una casa en el lugar donde estaban varias fosas comunes, informó ayer el diario “El Tiempo” de Bogotá. La confesión fue hecha por Jorge Laverde, alias “El Iguano”, quien está preso en el marco de las negociaciones con el gobierno del presidente Álvaro Uribe (2002-2010) que entre 2003 y 2006 permitieron la desmovilización de unos 32.000 paramilitares. El delincuente dijo ante fiscales que lo investigan que decidió construir una casa para refugiarse en un sector rural de la población de Puerto Santander, en el departamento de Norte de Santander (noreste), fronterizo con Venezuela, precisamente en un lugar usado para sepultar a las víctimas de su grupo. “El Iguano” dijo que ordenó entonces construir un horno donde fueron incinerados más de 36 cuerpos que estaban enterrados allí y que esa tarea se la encomendó a alias “Jorge Colmillo Blanco”, pues debía cumplir un castigo por un lío de dinero dentro de la organización criminal. “Le di la orden. Echó los cuerpos en el horno que construyó, con ladrillo le hizo la forma al hueco, y lo rellenó con llantas y leña. Metió los cuerpos en bolsas y los quemó. Tengo entendido que estas eran víctimas desde el 2001 al 2003”, dijo “El Iguano”, que está recluido en una cárcel del municipio de Itagüí, próximo a Medellín. Algunos ex paramilitares que se acogieron a los beneficios penales en el marco de las negociaciones con el anterior gobierno confesaron que el uso de hornos para quemar a las víctimas de las bandas de ultraderecha comenzó en 2001 cerca del municipio de Villa del Rosario, fronterizo con Venezuela, donde fueron incinerados al menos 180 cuerpos. Más de 10.000 “N.N.” en todo el país Al menos 10.084 personas han sido sepultadas en Colombia sin identificar, según un censo que realiza la Fiscalía en busca de personas desaparecidas, informó un funcionario de ese organismo Los sepultados como ‘N.N.’ (no identificados) han sido localizados en 293 de 598 municipios, cuyas autoridades han enviado el reporte a la Fiscalía General, precisó la fuente. El lapso en el que ocurrieron estas inhumaciones es indefinido, pues el censo busca registrar cualquier cuerpo no identificado, al margen de cuándo haya ocurrido el hecho. Aún falta incluir en el censo el reporte de otros 505 municipios, para completar el total de 1.103 del país, señaló el funcionario, que pidió el anonimato. La cifra de más de 10.000 sepultados sin identificar posiblemente aumentará cuando se concluya el censo, pero “también puede bajar porque hay que verificar cada caso para establecer si se cometieron errores o confusiones al momento de sepultarse esas personas”, explicó la fuente. Dijo que esa tarea tomará tiempo y demandará muchos recursos.

Los escuadrones de ultraderecha y su horror.

AP


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios