“Peligrosa Ruta 22”



No había tenido oportunidad de transitar de noche, en automóvil, por el trayecto Chichinales-General Roca, en donde se están realizando trabajos de ampliación de la Ruta 22. Lo hice hace pocos días y quedé desagradablemente impresionado por la confusión y la pésima señalización. En algunos tramos, los automovilistas no saben si deben circular por la derecha o la izquierda de los tambores colocados aquí y allá como precarios indicadores; estos tambores no tienen iluminación alguna, sólo están pintados con trazos rojos, con pinturas que en otro tiempo habrían sido reflectantes y ahora están opacas e inútiles.

Sólo excepcionalmente se ven dos o tres flechas alumbradas con corriente eléctrica. En el ínterin, los automovilistas se ven obligados a encandilarse unos a otros, puesto que la ruta está bastante oscura y por precaución se recorren algunos tramos con luz alta.

En tales condiciones, resulta muy fácil sufrir algún accidente, embestir a otro vehículo o alguna persona, chocar algún tambor, pasar a derecha o izquierda de ellos por donde no se debe y terminar en cualquier parte o concluir abruptamente con el auto roto en algún sector de obras.

Todo esto se podría solucionar si la empresa constructora se tomara el trabajo de mejorar la señalización, pintar nuevamente los tambores con trazos verdaderamente reflectantes y colocar flechas eléctricas en los sectores más trabados o confusos.

Todo está colocado y dejado muy “al uso nostro”, y da la sensación de que la empresa constructora no toma conciencia de que en caso de que se produzca algún serio accidente deberá responder civilmente, y quizás también penalmente. El recuerdo de los tristes sucesos con víctimas, que la desaprensión provocó en el país en el pasado reciente, avalan lo que estoy señalando.

Carlos A. Gauna Kroeger

DNI 10.774.624


Comentarios


“Peligrosa Ruta 22”