Penoso escrutinio en medio de acusaciones por fraude

El radicalismo convirtió la interna para elegir a su candidato presidencial en un verdadero berenjenal de imprecisiones y denuncias. Nada se sabe de los distritos clave. Las cifras oficiales daban anoche una mínima ventaja a Terragno.



Las denuncias por fraude en las internas de la UCR, junto con el lentísimo recuento de votos y la falta de datos en los distritos clave, complicaron al extremo a un partido que atraviesa por su etapa más decadente.
En medio de una confusa situación donde ambos postulantes se adjudican el triunfo de la interna realizada el domingo y hay sospechas sobre irregularidades en el distrito que gobierna el propio titular del partido, Angel Rozas, el radicalismo seguía dejando en claro el porque de su profunda decadencia. Y ahora sin siquiera poder definir a su candidato presidencial para las elecciones nacionales.

Como en un tablero mágico los cómputos variaban de un lado a otro a medida que se acercaba la noche. A las 21.34 la página de Internet de la UCR le otorgaba 191.200 (50,12%) a Rodolfo Terragno, mientras que a Leopoldo Moreau se le asignaban 187.499 (49,15%).

Por lo tanto, hasta este último cómputo Terragno se imponía por 3.701 votos, cuando faltaban escrutar los distritos claves como Buenos Aires, Mendoza, Santiago del Estero. De allí a que los guarismos no alcancen aún para dar siquiera una tendencia mínima ni provisoria.

Por la tarde, los datos proporcionados por la Junta Electoral Nacional escrutadas el 33% de las mesas daban el triunfo a Rodolfo Terragno por alrededor de cinco puntos de diferencia, horas más tarde el conteo sobre el 40 por ciento de las mesas revertía la tendencia y Leopoldo Moreau aventajaba al porteño por 12 mil votos.

Sin embargo, a las 21.34 era Terragno el que se imponía por 3.701 sufragios. Los guarismos son tan ajustados que no se descarta alguna variación en las últimas horas de la noche.

Sin embargo, la atención quedó centrada en el Chaco donde gobierna Rozas, titular de la UCR, a quien Terragno acusó de manipular los datos para facilitar el triunfo de Moreau en esa provincia.

El porteño no sólo puso en duda el resultado de la compulsa, sino también la cantidad de votantes por lo que, aunque sus representantes en territorio chaqueño admitieron la victoria de Moreau, aclararon a DyN que “no fue por un porcentaje tan alto como Rozas dice”, adelantó que impugnará el comicio en ese distrito aunque resulte vencedor en la interna.

Ante esta situación, la Juventud Radical que dirige Alejandro Rabinovich, no tardó en reaccionar y pidió “un paso al costado” de Rozas a la presidencia de la UCR a fin de “reconstruir el partido de cara a la sociedad”.

El gobernador chaqueño y jefe del partido prefirió mantener el silencio y sólo convocó a una conferencia de prensa para mañana a las 11.30 en Resistencia.

Mientras se profundiza la demora en los datos de la Junta Electoral y hay cada vez más guarismos oficiosos, continuó la polémica entre las partes.

Mientras Terragno embestía con fuerza contra Rozas y hasta le manifestó telefónicamente al chaqueños su preocupación por las irregularidades, sus colaboradores le adjudicaban el triunfo “en todo el país por 10.000 votos”, Moreau insistía en sentirse ganador.

A las 19,45, con la salvedad de que hay “faltan datos completos” de, por ejemplo, provincias de Buenos Aires y Córdoba, de 3.014 mesas escrutadas sobre un total de 7.595, la Junta Electoral otorgaba a Moreau 136.466 votos (52,01 por ciento) sobre 124.421 (47,43 por ciento) a Terragno.

Roberto Rinaldi, presidente de esa Junta justificó la demora en dar a conocer nuevos datos del escrutinio en que “algunas provincias optaron por el criterio de dar los resultados cuando la información la tengan en forma total y otras van dando la información parcialmente”.

En las únicas declaraciones de la jornada, Terragno ratificó sus “sospechas” sobre un presunto fraude en el Chaco, aunque aclaró que éstas “no alteran el resultado final” a su favor porque, dijo, si se eliminaran los resultados en esa provincia, él contaría con 47.135 votos más Moreau.

Sostuvo que “es extraño que en la provincia de Buenos Aires, que reúne al mayor porcentaje de afiliados radicales en relación a su población, votaron 127 mil afiliados, mientras que en Chaco lo hicieron entre 80 y 90 mil”.

Por esa razón “no hay dudas” de que hubo irregularidades en aquel distrito, ya que “la elección fue muy clara y muy contundente en todas partes: ganamos 15 de los 24 distritos del país”, remarcó.

Por su parte, Moreau también se atribuyó la victoria y desestimó las denuncias de su competidor, a quien comparó con el ex ministro de Economía Domingo Cavallo cuando denunció, en forma fallida, fraude en la elección que perdió a manos de Aníbal Ibarra para la jefatura de Gobierno porteño en el 2000.

Por último, el diputado bonaerense Ricardo Alfonsín, salió a hacer un llamado a calmar las agitadas aguas y pidió “seriedad y responsabilidad de los dirigentes en cuanto a las discrepancias que los comicios internos han generado entre los alineamientos de las respectivas candidaturas”.

(DYN y Télam)


Comentarios


Penoso escrutinio en medio de acusaciones por fraude