Perros grandes: cuidado con la torsión gástrica

Muy frecuente y peligrosa en canes de razas grandes, en esta entrevista un médico veterinario cuenta por qué hay que darle importancia y cómo evitarla.

La torsión gástrica puede generarse por acumulación de gases o una actividad física muy intensa.

La torsión gástrica puede generarse por acumulación de gases o una actividad física muy intensa.

La torsión gástrica en los perros es un cuadro muy agudo en el que el estómago se gira alrededor de su propio eje dando una vuelta o media. Esta acción comprime la boca superior e inferior del estómago e impide el paso de alimentos, gases y líquidos.


“La dilatación vólvulo gástrica o torsión gástrica es un síndrome de etiología variada- es decir que varios factores pueden asociarse y producir esta patología- de consecuencias gravísimas para el perro”, explica Juan Carlos Ferrer, médico veterinario de Cutral Co, al ser consultado por RÍO NEGRO.
Según el profesional se trata de un acúmulo excesivo de gas en el estómago por ingesta brusca de alimentos, actividad física intensa pueden ocasionar la rotación del estómago -que pende por un extremo del esófago y por el otro, del intestino: y ocasionarle la muerte al animal, si no se resuelve en las primeras horas de iniciado los síntomas.

El exceso de alimento en poco tiempo produce la acumulación de comida y gases en el estómago a tal punto que la presión es tan elevada que estos gases no pueden salir”.

Juan Carlos Ferrer, médico veterinario.


“Esta patología es más común en perros de razas grandes y por lo general de aparición aguda presentando vómitos improductivos y arcadas”, explica Ferrer y asegura que en los casos que puede resolverse quirúrgicamente requiere de cuidados post operatorios intensivos, durante varios días.

Para Ferrer, la manera más segura de prevenir la torsión gástrica en los perros es evitar la ingesta brusca y para esto hay comederos especiales que hacen “dificultosa” la ingestión del alimento logrando de esta manera, que hagan más lenta la ingesta. También otra de las recomendaciones del profesional es evitar juegos o actividad física intensa después de las comidas.
“Las actividades físicas deben realizarse siempre antes de las comidas o unas horas después”, asegura el profesional e indica “no hay que perder tiempo, ni tratar de ayudarlo, sino acudir urgente al veterinario”, concluye Ferrer.


Síntomas y consejos para evitar la Torsión Gástrica

* Arcadas y vómitos improductivos.
* Distensión abdominal aguda.
* Abdomen abombado (repleto de gases) como un globo.
* Nerviosismo del perro, babeo, dolor abdominal, dificultad respiratoria.

- Disminuir la altura de los cuencos.
- Reducir las raciones de comida y repartirlas más veces durante el día.
- Usar puzles-comederos.
- Evitar que corra tras la comida o elegir un alimento grande que deba masticar.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Perros grandes: cuidado con la torsión gástrica