Piden 12 años para el camillero acusado de violación

Es por el hecho ocurrido en junio en Bariloche.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- Luego de escuchar nuevos testimonios y los careos entre el imputado y testigos contradictorios, el fiscal de Cámara Enrique Sánchez Gavier consideró acreditada la existencia del delito y la autoría responsable del camillero acusado de violar a una anciana de 91 años.

Sánchez Gavier entendió que tanto los testimonios como las pericias médicas y químicas revestían de concordancia la acusación, en tanto que la defensa pidió que absolvieran al camillero por inexistencia del hecho y ausencia de pruebas sobre la autoría, y en forma subsidiaria por el principio de que la duda siempre debe favorecer al reo.

Más de 20 compañeros de trabajo del camillero concurrieron al juzgado con pancartas para manifestar su solidaridad con el acusado, a quien consideran inocente del delito que le imputan, y se reunieron con él ayer, luego de que finalizara la última audiencia del debate.

Las circunstancias del debate, realizado a puertas cerradas pese a que la víctima falleció hace más de seis meses y a que su único hijo no se oponía a la presencia de la prensa, fueron conocidas, en parte, porque el fiscal Sánchez Gavier accedió a comentarlas.

Así se pudo saber que la principal testigo de cargo contra el imputado fue la compañera de habitación de la anciana violada, una mujer de 75 años que cuando ocurrieron los hechos convalecía en el Hospital Privado Regional luego de una intervención en su columna vertebral. La mujer sostuvo sus dichos, respecto de lo que había escuchado y observado en la ocasión, y también desmintió a la enfermera que manifestó en el debate que la testigo le había confesado que estaba arrepentida de haber declarado contra el camillero.

Sobre esa cuestión aclaró que el arrepentimiento estaba relacionado con los contratiempos que le ocasionaban sus compromisos judiciales, y no significaba que en algún momento hubiera mentido.

El defensor de Enrique Baeza, Omar Costa, puso en duda la existencia del hecho denunciado y expuso que las lesiones anales de la víctim pudieron obedecer a la evacuación de un bolo fecal.

Sobre esta apreciación, el fiscal Sánchez Gavier preguntó "¿Por qué va a inventar la anciana la violación?", y recordó que su pedido de condena a 12 años de prisión estaba respaldado por la prueba testimonial y pericial médico y química.

A la víctima la habían internado el 9 de junio del año pasado en el HPR debido a una presunta afección vesicular, y al día siguiente por la tarde habría sufrido la primera violación anal, pero no la denunció porque creyó que se trataba de un estudio clínico.

El 11 por la mañana la habría retirado el mismo camillero para que le realizaran una ecografía, y al regresar la habría vuelto a violar en el baño de la habitación por la misma. La anciana se defendió y gritó, y pese a que no pudo evitar la violación logró que su compañera de cuarto confirmara su denuncia.

La primera noticia del suceso la recibió momentos más tarde un médico del sanatorio, de boca de la víctima y de la involuntaria testigo, y más tarde el hecho fue puesto en conocimiento del director del nosocomio, quien separó de sus funciones al sospechoso y le otorgó una licencia especial.

El sospechoso negó su responsabilidad en los abusos sexuales, y si bien reconoció que una mujer había presentado una queja en su contra cinco semanas antes, aseguró que había sido por mirarla y no por tocarla, y que había ofrecido sus explicaciones al marido.


Comentarios


Piden 12 años para el camillero acusado de violación