Pinta y Martín Mozzicafredo cumplieron con su objetivo

También ganaron la última etapa y luego festejaron. Lo mejor del cierre estuvo en la definición de K-1.

VIEDMA- Néstor Pinta y Martín Mozzicafredo volvieron a inscribir sus nombres en el historial de la Regata del Río Negro. Con mucha solvencia ganaron la vigésimo cuarta edición de punta a punta.

Ayer ampliaron la brecha final al quedarse con el sexto parcial por algo más de tres minutos sobre los nequinos Pedro Brissio y Rodrigo Figueroa.

Tal fue la tranquilidad con que llegaron los punteros que regalaron varios minutos que habían acumulado en el duro parcial.

Luego de trasponer el puente «Basilio Villarino» el bote guiado por Pinta pasó muy cerca del balneario del Barco Hundido y después cruzó el río para navegar sobre la márgen norte.

El recibimiento fue espectacular. Una multitud se congregó en las costas de ambas ciudades a pesar de la lluvia que se registró mientras se producían los primeros arribos. El podio se completó con los neuquinos Cristian Wilson y Mario Rosas.

En juveniles los locales Miguel Correa y Julián Algañaraz ganaron la etapa pero no les alcanzó para desplazar de la general a los bonaerenses Juan Bergero y Joaquín Siriscevic.

Tampoco hubo cambios entre los veteranos, donde se impusieron Juan Labrín y Omar Linares. Llegaron prendidos entre los primeros K-2 y metros antes de la llegada se dieron el lujo de dejar de remar para comenzar a saludar a la gente, mientras que Ana Navarro sumó un nuevo hito a su trayectoria al ganar en botes mixtos junto a Matías Morón.

En singles el neuquino Ariel Basualto fue la sorpresa y sumó su tercer triunfo consecutivo. El local Gastón Pérez se quedó con la etapa y algunos segundos detrás finalizaron Basualto, Marcelo D`Ambrosio y Edgardo Casas. Fue muy notorio el retraso de Fernando Milla, hasta ayer puntero de la competencia.

En veteranos, el danés Svening Jorgensen no tuvo contratiempos y fue el ganador.

Después de una semana de mucho calor y al igual que en años anteriores el clima no acompañó en el último esfuerzo de los palistas. Durante la primera parte del trayecto los deportistas tuvieron que soportar una intensa lluvia y algo de granizo.

El cierre de la competencia también estuvo acompañado por una tenue llovizna, pero nadie se movió de las costas y acompañó la llegada de los 80 botes que completaron el recorrido. El cierre estuvo a cargo de los K-1 de Gustavo Alonso y Marcelo Feijoo, que cruzaron la meta a la par como una síntesis del titánico esfuerzo de todos los palistas.

Vivieron un momento que fue especial

Fue su segundo triunfo consecutivo, pero esta vez tuvo un sabor especial. Néstor Pinta señaló que «cumplí el sueño de ganar la primera regata del nuevo milenio y ahora la idea es seguir sumando ediciones».

Explicó que «hicimos diferencias en todas las etapas porque el bote anduvo muy bien y en ésta nos pudimos escapar como nosotros queríamos, porque el objetivo era llegar solos al puente y disfrutar con toda la gente de la Comarca».

Pinta no se olvidó de sus afectos y antes de cruzar la línea de llegada navegó muy pegado a la costa de Patagones. Expresó que «veníamos cansados porque no nos sobraba nada pero tenía que pasar a saludar a mi gente, son lo que más quiero».

Después repitió el festejo señalando al cielo «es algo tradicional y este año tiene un sabor especial porque nos faltan Luis Marello y Gabriela Cassano, con Luis estuve peleando la regata anterior hasta el final y además le estoy muy agradecido porque me llevó a lo que soy hoy».

Emocionado sostuvo que «siempre lo tengo presente. Si hoy gano es gracias a él porque me entrenó ocho años y me dio todo lo que sabía».

Adelantó que «esto recién empieza, ahora comenzaremos a pensar en el Sudamericano de maratón y en una gira internacional que nos podría llevar al próximo Mundial».

Por su parte, Martín Mozzicafredo sostuvo que «esto es una alegría muy grande y estoy muy contento con la gente de Viedma y Patagones que nos esperaron con un gran afecto».

El representante de Luis Beltrán ratificó que «anduvimos muy bien en toda la competencia y siempre llegamos con mucho resto».

También reconoció que la idea «es correr el Sudamericano y después le apuntamos a un nuevo Mundial» y señaló que «todas son especiales» al recordar el triunfo de 1998 junto a su hermano Armando.

En el final recordó a su pueblo y al club Caza y Pensa: «Quiero decirles que esta regata es de ellos y siempre quise repesentarlos muy bien».

El neuquino Basualto festejó con los suyos

Desde que en 1998 se implementó la especialidad para botes singles el neuquino Ariel Basualto se quedó con todas la ediciones. La última victoria en la Regata del Río Negro es muy particular, porque siempre luchó desde atrás y tuvo una dura pelea con Fernando Milla, Gastón Pérez, Marcelo D`Ambrosio y Gastón Casas.

Los K-1 siempre fueron muy parejos y la incognita recién se develó en el último parcial de la extenuante travesía.

El representante del Ceppron enfatizó que «esta es la más importante porque para venir sólo me respaldó mi familia» con quienes compartió emocionados saludos en las instalaciones de la Escuela Provincial de Náutica.

Agregó que «entrené muy poco para una carrera como ésta. Estuve nueve meses parado por mis estudios en la escuela de cadetes y sólo los fines de semana estuve en Neuquén».

Explicó que esa situación «me tiró el nivel abajo y lo recuperé con las primeras etapas, que fueron muy duras pero me ayudaron con el entrenamiento para poder seguir».

Ayer se mostró sorprendido por el retraso de Milla, su principal rival, «en el principio de la etapa» y comentó que «en la mayor parte de la carrera me dediqué a cuidar a Pérez, que era el que más fuerte anduvo y venía tirando con el uruguayo D`Ambrosio con muchos cambios de ritmo».

Basualto reconoció que «sólo tenía que aguantar, aprovechando la experiencia y volcándola en el río porque sabía que en cualquier momento la carrera iba a ser favorable para mí».

Aunque no pudo ganar ningún parcial fue sumando diferencias con sus rivales y aprovechó el retraso de Milla para repetir el festejo.

Después de subir tres veces a lo más alto del podio en esta tradicional travesía, el neuquino Basualto comentó que «tuve mucho entusiasmo desde que se implementó el K-1, pero a partir del próximo año quiero volver al K-2 con algún compañero con el que me pueda acoplar. Si fuera posible con mi compadre Matías Alac, quien en estos momentos está integrando la selección nacional».

Estuvieron presentes

Al margen de la polémica que generó la falta de un homenaje a la memoria de Luis Marello y Gabriela Cassano, la última edición de la Regata del Río Negro los tuvo presente.

Muchos de los protagonistas de esta nueva epopeya de surcar las aguas del río Negro hicieron público ese reconocimiento.

Néstor Pinta tuvo palabras de elogio para quien lo inició en este deporte y Juan Labrín y Omar Linares sumaron su experiencia para recordar a los palistas.

Entre otros, Miguel Correa, Julián Algañaraz y Marcelo Barra navegaron pensando en quienes fueron sus entrenadores hasta el momento del acciente.

Ana Navarro participó con el mismo objetivo y la emoción no le permitió articular palabras cuando cerró su participación.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios