El 4 de diciembre se dará la sentencia de la causa Cárdenas-Carrasco

Los pedidos de condena van de 4 a 8 años de prisión para los policías imputados. El abogado defensor Sebastián Arrondo dijo que se busca “obtener una condena a cualquier precio”.

10 nov 2018 - 07:00

Con pedidos de condenas dispares, que van de 4 a 8 años de prisión para los policías imputados, el tribunal de la Cámara del Crimen ingresó en una instancia de análisis para definir el 4 de diciembre la sentencia por los crímenes de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco.

El juicio oral concluyó ayer, tras un mes de audiencias por donde pasaron más de un centenar de testigos, con los alegatos de la Fiscalía que pidió penas de 4 años de prisión y el doble de inhabilitación para ejercer cargos públicos para los exjefes Víctor Cufré, Jorge Villanova y Argentino Hermosa, acusados de homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos. Y la misma pena para los policías Víctor Darío Pil, Marcos Rubén Epuñan y Víctor Hugo Sobarzo fueron imputados por homicidio en ocasión de agresión en el caso de Cárdenas.

Además la fiscalía retiró las acusaciones contra los comisarios Jorge Carrizo y Fidel Veroiza (quien tampoco fue acusado por la querella de la familia Cárdenas) al considerar que no estaba probada la responsabilidad en los delitos enmarcados en la acusación.

La decisión sobre Carrizo generó sorpresa y malestar entre los familiares de las víctimas y las querellas que sí plantearon su acusación y pidieron 6 años de prisión para el excomisario.

El fiscal Eduardo Fernández al referirse al extitular de la comisaría 28 lo mencionó como “el único capitán que permaneció en el barco”, remarcando que estuvo en la unidad todo el día, recorrió las inmediaciones, dio órdenes a sus subalternos y cumplió con el resguardo de la unidad: “es un exceso que tenga la responsabilidad de todo”, dijo el fiscal.

La fiscalía en sus alegatos apuntó a la responsabilidad penal de Cufré, Villanova y Hermosa, los máximos jefes que estuvieron el 17 de junio de 2010 en la ciudad y abandonaron la ciudad pasado el mediodía sin advertir la gravedad de la situación que terminó con dos jóvenes muertos por disparos de armas letales y 13 personas heridas.

El fiscal Fernández, que ayer continuó los alegatos iniciados por su par Martín Lozada, cuestionó las omisiones e incumplimiento de las funciones previstas para cada uno de los superiores. En el caso de Cufré, quien era secretario de Seguridad de Río Negro, lo responsabilizó por no haber intervenido ante el escenario complejo que se vivenciaba en la ciudad pese a ser la “cabeza del sistema provincial de seguridad” y que “tendría que haber evitado el autogobierno de la policía” para que no se cometieran excesos.

A Villanova, exjefe de la Policía de Río Negro, la fiscalía le endilgó no haber podido “redireccionar las malas decisiones de Hermosa” y además promover la ruptura de la cadena de mandos al llevar al jefe de la Regional a El Bolsón.

Respecto a Hermosa, el entonces jefe de la Regional, la fiscalía tuvo duros términos por la impericia de no haber dejado el operativo a cargo del grupo Bora, el único preparado para episodios con desmanes, por haber “dictado órdenes impertinentes” y por no haberse presentado hasta las 22 en la comisaría 28 donde ocurrían los incidentes.

Pedidos de
condenas
8 años de prisión solicitó la querella por Cárdenas para los policías Pil, Epuñan y Sobarzo.
6 años de prisión pidieron las dos querellas para los exjefes Cufré, Villanova, Hermosa y Carrizo. La misma pena pidió la querella por la familia Carrasco para Veroiza.
4 años de prisión solicitó la fiscalía para Cufré, Villanova, Hermosa, Pil, Epuñan y Sobarzo. Retiró la acusación contra Carrizo y Veroiza.
“Por ser la cabeza del sistema provincial de seguridad (...) tendría que haber evitado el autogobierno de la policía”.
Fiscal Eduardo Fernández sobre el secretario de seguridad Víctor Cufré.
“Una condena a cualquier precio”

“Obtener una condena a cualquier precio”, esa es la misión de la querella, acusó el abogado defensor Sebastián Arrondo quien consideró que durante el juicio se pretendió “atacar a la institución policial” llevando a los exjefes al banco de los acusados.

Arrondo defendió a los exjefes Víctor Cufré, Jorge Villanova, Argentino Hermosa, Jorge Carrizo y a los policías Víctor Darío Pil, Marcos Rubén Epuñan y Víctor Hugo Sobarzo. Ayer pidió la absolución de todos por considerar que en el juicio no se probó el nexo causal por el cual acciones de sus defendidos hayan ocasionado los crímenes de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco, y tampoco se obtuvieron pruebas certeras de la autoría de los homicidios. Alegó un “error de concepto” de la acusación en el rol de los jefes de coordinar la organización policial y la pretensión de que estén en el lugar de los incidentes. Respecto a Pil, Epuñan y Sobarzo, acusados por el homicidio en ocasión de agresión de Cárdenas, el defensor dijo que “no pudo determinarse quién fue el autor del disparo” y que “se llega por conjeturas” a la identificación de los tres agentes. “No alcanza el grado de certeza necesario”, dijo. El defensor oficial, Marcos Cicciarello, que asistió a Veroiza, también pidió su absolución ya que “Hermosa siempre estuvo a cargo”.

Bariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.