El millonario negocio del contrabando de carne en la región

Sólo en lo que va del año, se decomisaron cargamentos valuados en cerca de 10 millones de pesos. Las ganancias son similares a las del narcotráfico y casi no hay detenidos.

01 sep 2018 - 23:32

Las empresas delictivas en la zona van mutando según se vean acorraladas por la Policía. Un “rubro” que parece ser la excepción porque se mantiene firme a pesar de la gran cantidad de golpes que ha sufrido es el contrabando de carne, que en la región representa un negocio millonario, con volúmenes de ganancias similares al narcotráfico. Sólo en lo que va del año, se decomisaron cargamentos valuados en cerca de 10 millones de pesos.

El mayor “incentivo” para traficar carne con hueso, que generalmente llega desde La Pampa, es sortear la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica del Senasa. Pero además se suma la evasión de impuestos, lo que “motiva” a que se potencie aún más el tráfico de carne dentro de Río Negro.

Además la “ventaja” de este tipo de tráfico es que tiene un muy bajo nivel de detenciones. Generalmente a la persona que se detecta contrabandeando carne sólo se le labra un acta. La mayor pérdida es el secuestro (y posterior incineración) del cargamento.

Según los registros policiales, en lo que va del año ya se secuestraron unas 43 toneladas de carne, en diferentes estados: con o sin hueso, embutidos, fiambres, menudencias. Del total, unas 33 toneladas fueron decomisadas en operativos de los que participó Senasa. (Ver aparte)

Tomando como referencia que el kilo de asado está cerca de 230 pesos en las carnicerías de la zona, se decomisó carne por cerca de 10 millones de pesos en lo que va del año.

Los contrabandos se realizan de muchas maneras: en bolsas para ir directamente a las heladeras de las carnicerías, escondidas en motores de vehículos, en los asientos de colectivos y tapados con colchones, debajo de los asientos, en las cajas de camionetas o camiones.

Las malas condiciones de transporte también conspiran con los potenciales clientes porque se genera un alto riesgo de contraer enfermedades graves como el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH). (Ver aparte)

En lo que va del año se han realizado 20 operativos, la mayoría entre Catriel, Barda del Medio y Roca.

Precisamente en la madrugada de ayer personal del Cuerpo de Seguridad Vial de Cinco Saltos en conjunto con Toxicomanía de Cipolletti decomisaron en Sargento Vidal 500 kilos de carne vacuna que era trasladada desde La Pampa en una Renault Kangoo. El jueves en Barda del Medio interceptaron un vehículo que llevaba 400 kilos de carne con hueso y una semana antes en Catriel se había detectado que en un camión se trasladaban cerca de 10.000 kilos de carne bovina.

Como en la mayoría de los casos, los alimentos no contaban con las medidas de seguridad sanitarias, ni habilitación, ni la cadena de frío necesaria para el posterior consumo humano.

El contrabando no sólo es de carne de vaca. Se han decomisado choiques y caballos faenados además de corderos y chivos vivos.

Estos tres grandes secuestros en una semana, sumados a los otros 17 que se han hecho en lo que va del año, demuestra que el millonario negocio del tráfico ilegal de carne se sostiene en la región.

El riesgo altísimo para los consumidores
El consumo de carne transportada en vehículos no habilitados implica un riesgo para la salud de los consumidores.
“Estos casos incluyen vehículos que no poseen equipo de frío para mantener la carne a la temperatura correcta; vehículos con habitáculos construidos de materiales no sanitarios o deteriorados; contaminación cruzada por transporte de carnes en vehículos habilitados para transportar productos químicos; carnes incorrectamente envasadas, entre otros”, comentó Florencia López, la Directora de Seguridad Alimentaria del municipio de Roca.
La funcionaria agregó que “en general estos casos también están asociados al traslado de carnes sin certificado sanitario que garantice su aptitud para el consumo humano”, lo que genera un riesgo alto de contraer enfermedades.
Los registros de la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica
Atravesar la barrera Zoofitosanitaria Patagónica del Senasa es el gren desafío de los contrabandistas de carne.
Según los registros del organismo, en lo que va del año se decomisaron 33.273 kilogramos: 18.681 kilos de carnes rojas con hueso; 3.386 kilos de carnes rojas sin hueso
y 11.206 kilos de subproductos (embutidos, fiambres, menudencias).
La mayoría de estos decomisos se realizan por que la mercadería es transportada sin documentación sanitaria y en vehículos no habilitados, poniendo en riesgo el estatus zoosanitario de la región (zona libre de fiebre aftosa sin vacunación) y la salud de la población.
Ricardo Cafferata, Director de Tráfico Internacional del Senasa, a cargo de la barrera comentó que “los contrabandos que se detectan tienen que despertar y generar la decisión de las autoridades municipales y provinciales para trabajar integralmente con el Senasa y asumir la responsabilidad que les compete en lo que respecta a la salud pública y al resguardo zoofitosanitario de las producciones locales, con la fiscalización en los puntos de venta de su exclusiva competencia, requiriendo las garantías sanitarias y comerciales”.
Image
Para tratar de no ser descubiertos, la carne es transportada hasta en motores de vehículos.
Catriel y Barda del Medio, lugares estratégicos

El millonario negocio del contrabando de carne en la región no tiene fronteras: ya fueron secuestradas 40 toneladas en lo que va del año en los pasos de Catriel y Barda del Medio. Las multas y los controles policiales no los detienen. Se convierte en un desafío para buscar nuevos métodos que los ayude a evadir los controles policiales.

Uno de los principales factores que sostiene este comercio es la evasión de impuestos.

Lograr pasar la carne sin declarar genera grandes ahorros a los comerciantes de la zona, quienes luego la venden a precios exorbitantes. A través de los años, la policía ha tenido que agudizar el olfato y así es que se han logrado secuestrar toneladas de carne en la región.

En muchas ocasiones las situaciones han dejado atónitos a los agentes cuando han descubierto la carne escondida en lugares desopilantes. (Ver aparte)

El jefe de la división Tránsito de Cipolletti, Miguel Ángel Elifonso, habló con “Río Negro” y dio algunos detalles sobre cómo es la logística de este imperio ilegal.

“La carne proviene de La Pampa y tiene como destino Neuquén, y es desde la capital neuquina que se redistribuye. Envían parte de los cargamentos a Cipolletti y Roca”, señaló Elifonso.

Se estima que las personas que se dedican a contrabandear carne en la zona son siempre las mismas.

“Los ideólogos son unos pocos y son ellos quienes contratan a otras personas para que la transporten y así no ser identificados ellos”, afirmó el jefe de la División Tránsito.

Además remarcó que “a veces suelen esperar horas para poder pasar. Esperan el momento justo para atravesar los controles y no ser descubiertos”. Esto lo descubrieron cuando realizaron secuestros de carne en mal estado. “Hubo veces que tenía un olor nauseabundo”, recalcó.

El paso más común es a través de Catriel, ya que la localidad de 25 de Mayo, provincia de La Pampa, de donde proviene la carne, queda a sólo 30 kilómetros. Para concluir, Elifonso puntualizó que “la contrabandean no sólo porque no se puede ingresar carne con hueso, sino que de esta manera no pagan impuesto. Entonces ahorran mucho dinero y así es que ganan muchísimo más”.

La creatividad al servicio de lo ilegal
A la hora de elegir cómo van a pasar los controles la creatividad es un factor fundamental. Desde llenar un colectivo con pasajeros falsos hasta esconderla en bidones para hacerla pasar como productos químicos. Las ocurrencias están a la orden del día. La situación ha obligado a los policías a tener que agudizar su sexto sentido para dar con ellos.
Elifonso cuenta que en uno de los controles lograron dar con una persona que había escondido la carne en el motor de su camioneta Hilux. “Entre los secuestros más extraños que hemos detectado este año estuvo cuando descubrimos a un hombre que llevaba 3.000 kilos escondidos en una lancha o el caso del que ocultó todo en el motor de su camioneta. Cada vez buscan lugares más extraños para no ser descubiertos”, explicó.
“Los ideólogos son pocos y son ellos quienes contratan a otras personas para que la transporten y así no ser identificados ellos”.
Miguel Ángel Elifonso, jefe de Tránsito de Cipolletti.
Datos
43
toneladas de carne se han decomisado aproximadamente en diferentes puestos de control de Río Negro.
$ 230
es el valor promedio de un kilo de asado con hueso en carnicerías de la zona.
20
Los procedimientos que se realizaron en lo que va del 2018, en los que se secuestró carne con y sin hueso, embutidos y fiambres.
Roca

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.