En la previa al debate por la Ley Bases, el oficialismo se vio cara a cara con un duro Congreso

El proyecto de ley junto con el Paquete Fiscal tiene turno en el Senado. El resultado, que se creía sellado, todavía es incierto y habilita nuevas especulaciones. El número que consiguió la oposición en Diputados encendió las alarmas en el Ejecutivo. Cuentan con los votos para evitar el veto anticipado por el presidente.

El Senado sesiona este miércoles para votar la Ley Bases y el Paquete Fiscal y se esperan negociaciones hasta último minuto para evitar que algunos de los artículos centrales queden en el camino. Ese debate se produce mientras el duro revés que sufrió Javier Milei en Diputados la semana pasada sigue reverberando: la alineación de casi toda la oposición detrás del proyecto de movilidad jubilatoria es apenas una muestra del Congreso que se viene.

Los 160 votos positivos que se reflejaron en el tablero de votación a menos de seis meses del desembarco de La Libertad Avanza (LLA) en Casa Rosada deberían haber encendido las alarmas libertarias. Semejante mayoría, por ahora circunstancial, podría ser el principio de una nueva dinámica parlamentaria. Además, se evidenció que los aliados más cercanos no son “incondicionales”.

La jugada opositora fue sorprendente. Luego de arduas negociaciones que se prolongaron hasta una vez iniciada la sesión, Unión por la Patria, UCR, Hacemos Coalición Federal, Coalición Cívica e Innovación Federal votaron en tándem.

Impactó ver figuras tan disímiles como Máximo Kirchner (UP) y Rodrigo de Loredo (UCR) votando juntos. Pero más allá de esa foto, que parecía impensada, hay otros datos a tener en cuenta. Siete diputados del PRO se ausentaron al momento de la votación. “No queríamos votar en contra de los jubilados”, dijo uno de ellos.

De a poco, el ala del PRO que pide recuperar la identidad amarilla, con la mira puesta en las elecciones 2025, comienza a actuar. Con el desembarco de Mauricio Macri al frente del partido, y una vez dejada atrás la Ley bases, más de un amarillo promete que la diferenciación irá en ascenso.

Para colmo, el artículo “anti-casta” del proyecto de movilidad jubilatoria, que los libertarios estuvieron dispuestos a votar no prosperó. Eliminaba las jubilaciones de privilegio para presidentes y vices. La misma a la que, horas después, Milei renunció.

Pero en la sesión no solo el PRO se le “animó” a LLA. Carolina Píparo, excandidata a gobernadora de Buenos Aires de Milei, votó contra la eliminación de las jubilaciones de privilegio. Mismo camino siguió Oscar Zago, el expresidente de la bancada libertaria.

Para peor, la derrota fue ajustadísima: 111 votos negativos, 109 a favor. Hubo una veintena de ausencias que podrían haber inclinado la balanza a favor de los libertarios: entre ellas, varias amarillas y hasta una libertaria, Rocío Bonacci, que ya amagó con armar rancho aparte.

Ahora, el tema deberá ser tratado en el Senado, donde la derrota oficialista será más contundente todavía.

Más allá de las amenazas de Milei de gobernar a puro veto, al mejor estilo Bukele, el oficialismo debería tomar nota de que en el Congreso reúne los números para “vetar” un veto presidencial. Y, al mismo tiempo, advertir que la mayoría que se reunió días atrás es la misma que se requiere para que un juicio político contra el presidente prospere.


Lucila Crexell en el Senado hasta nuevo aviso


La semana pasada arrancó con una novedad: la senadora por Neuquén, Lucila Crexell, abandonaría su banca en el Senado luego de la votación de la Ley bases y el Paquete Fiscal. Según las versiones, la neuquina habría negociado acompañar los proyectos a cambio de ser la representante argentina ante la Unesco. La semana culminó con la noticia contraria: Crexell se quedaría en la Cámara alta hasta nuevo aviso.

Una vez más, los rumores son que el gobernador de Neuquén, Rolando Figueroa, habría congelado el nombramiento por no haber sido anoticiado del acuerdo.

Supuestamente fue un pacto de damas que habrían sellado Crexell y la vice, Victoria Villarruel.

¿Le conviene a Figueroa que Crexell siga en el Senado? En el entorno del gobernador había quienes veían con buenos ojos el desembarco de su reemplazo, el radical Pablo Cervi. Lo ubican más cercano a las ideas de Milei y de Rodrigo de Loredo, referente del sector menos reticente al oficialismo. En cambio, Crexell “no es orgánica” y, por momentos, se vuelve escurridiza.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora