Las Grutas: En defensa del frente costero, exigen respetar el código urbano

Vecinos de la villa balnearia presentaron un proyecto de iniciativa popular en el Concejo Deliberante de San Antonio. Buscan que las obras no excedan la altura ni la superficie dispuestas por ordenanza en el casco céntrico.



Las juntas vecinales quieren que se respete el límite de 300 metros de la línea costera para construir cierto tipo de obras.

Un grupo de vecinos de Las Grutas presentó ayer en el Concejo Deliberante un proyecto de iniciativa popular para que los ediles deroguen la posibilidad ya prevista mediante ordenanzas de que cualquier inversor pida excepciones al código urbano de edificación.

Buscan evitar que se instalen proyectos que tengan un impacto negativo sobre el frente costero de todo el éjido y modifiquen además las pautas de construcción previstas para el casco histórico de este destino turístico.

Es la primera vez que se utiliza esta modalidad prevista en la carta orgánica. Ahora, los ediles tendrán 30 días hábiles para analizar el tema y resolver si lo convierten en ordenanza o lo rechazan. En ese interín, los vecinos deberán reunir 1.900 firmas (el 10% del padrón) para demostrar el respaldo social que poseen. Y, en el caso de que no logre el eco de las autoridades, aún podrán acudir al Ejecutivo y, con la rúbrica del 20% del padrón (4.000 apoyos) solicitar que se convoque a un referéndum, para que sean los vecinos de todo el ejido los que voten por el rechazo o la creación de la propuesta elevada.

“No es un procedimiento fácil, pero estamos muy entusiasmados. Y, además, nos mueve la necesidad de defender nuestro lugar” explicó Noelia Vázquez, que es abogada y una de las referentes de la junta vecinal de la zona céntrica del balneario.

La iniciativa, de hecho, ya cuenta con el aval de otras juntas vecinales, como la del Golfo Azul, Bouchalaufquen, Terraza al Mar, Residentes, Pehumayén y Médanos del Golfo. Estas agrupaciones figuran como patrocinantes de la propuesta, al igual que el centro de jubilados del balneario.

Con respecto al texto que se presentó ante el CD, específicamente consta de tres artículos. El primero busca derogar “la totalidad de ordenanzas, modificatorias y normas que regulen el procedimiento para la solicitud de la vía de excepción al código urbano”. El segundo pide que “se prohíba de manera absoluta la autorización por vía de excepción a todas aquellas obras de construcción en trámite o futuras que pretendan exceder la altura y superficie permitidas legalmente en todo el casco urbano céntrico conocido como casco viejo. Como así también a menos de 300 mts. de toda la línea costera de jurisdicción municipal”. Finalmente, el último artículo pide que se cree la ordenanza y se comunique al poder Ejecutivo para su puesta en vigencia.

Entre los fundamentos que alegan los vecinos, el texto expresa que las excepciones suelen darse “utilizando el argumento del bien a la comunidad”. Pero terminan habilitando “la construcción de grandes obras sin estudio de impacto ambiental o armados a medida de las empresas, con materiales de pésima calidad, socavando acantilados”. Debido a esto, afirman que “tenemos la obligación de impedir que sigan destruyendo nuestro ambiente para el beneficio de unos pocos, con el gastado argumento de un desarrollo turístico y un progreso económico que poco y nada tiene de sustentable”.

Una obra en la mira

Los vecinos que están motorizando el proyecto de iniciativa popular que busca frenar la posibilidad de que se soliciten excepciones al código urbano de edificación en la franja costera de todo el éjido y en el casco histórico de este balneario tienen la mirada puesta en un emprendimiento que se habría presentado a mediados del año pasado.

Se trata de la construcción de un complejo que se proyectaría levantar en la esquina de las calles Bariloche y Jacobacci, que tendría 5 pisos y dos subsuelos. Y aspira a medir 15 metros, pese a que en esa zona se autorizan obras de 9 metros como máximo.

La propuesta estaría impulsada por un grupo de empresarios locales.

“Creemos que este pedido se presentará sobre tablas en la sesión del Concejo Deliberante que se llevará a cabo mañana (por hoy). Y la verdad es que no estamos para nada de acuerdo con una posible autorización para excepciones de ese tipo” expresaron los frentistas mencionados.

Análisis: Cansados de las distinciones

Cansados. Así se manifiestan los vecinos de Las Grutas que buscan que no existan más emprendimientos que, autorizados por una vía excepcional que otorgue el Estado, incumplan con pautas pensadas para un desarrollo sostenido y amigable con el medio ambiente.

Todavía sigue la controversia por el respaldo municipal a la obra que se levanta sobre el predio de la ex delegación, ubicada a metros de la bajada Pehuans. Una gran mole cuya construcción avanza sin pausa, despertando inquietud por el impacto que tendrá sobre los acantilados. Y, ahora, los frentistas que potencian la citada iniciativa alegan que está en carpeta otra obra de altura que, aunque más alejada de la costa, generaría contaminación visual, en una zona que se pensó para urbanizaciones diferentes.

Debido a esto quieren frenar este tipo de avances. Resta ver cuál será la mirada que sobre el tema aporte el Concejo Deliberante.

Agencia: San Antonio Oeste


Comentarios


Las Grutas: En defensa del frente costero, exigen respetar el código urbano