Prevén acciones ante la floración de la caña coligüe



Incendios y roedores en el horizonte de las preocupaciones

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM) - Culminaron este fin de semana los primeros talleres interdisciplinarios en San Martín de los Andes para prever acciones mitigadoras de los efectos que acarreará la floración de la caña coligüe.

Profesionales, técnicos y agentes del Parque Nacional Lanín y del Nahuel Huapi, de la Zona Sanitaria IV, de Bosques de la Provincia, de la secretaría de la Producción del Neuquén, autoridades de las comunidades mapuches que viven en el Parque Lanín, funcionarios de la municipalidad de San Martín de los Andes, extensionistas rurales y agentes sanitarios se reunieron en instalaciones del hospital Ramón Carrillo para evaluar lo que se debe hacer ante el fenómeno natural de la caña. desde los puntos de vista de la salud, del ambiente, de la producción agropecuaria, y de los riesgos de incendios forestales.

Dentro de las casi 400.000 hectáreas silvestres protegidas del Parque Nacional Lanín, se ha detectado la floración de la caña coligüe en unas 80.000, lo que traerá aparejada la caída y el secado de estos vegetales, el crecimiento exponencial de los roedores a partir de la sobreabundancia de alimento por el exceso de semillas en el piso, y la desaparición temporaria del recurso que desde el punto de vista forrajero resulta vital para los crianceros y pobladores del área.

"Nos hemos puesto de acuerdo sobre acciones puntuales a seguir. El objetivo es mitigar lo máximo posible sus efectos", destacó el intendente del Parque Nacional Lanín, Daniel Marchetti. "Desde el punto de vista sanitario, se van a elaborar recomendaciones muy claras para los pobladores de zonas rurales y suburbanas en cuanto a cómo actuar ante el incremento del número de roedores", señaló el funcionario. "Ante la posibilidad de que pueda existir el virus del Hanta en zonas cercanas a poblaciones, o en galpones o instalaciones abandonadas, nos pusimos a elaborar recomendaciones para orientar las campañas de prevención", agregó Marchetti. El momento de mayor abundancia de ratones puede establecerse tentativamente entre los próximos meses de setiembre y octubre, dependiendo de lo riguroso que sea el invierno de este año.

El jefe del Parque Lanín resaltó que "otro de los aspectos que se abordó fue el del alto índice de peligrosidad de incendios forestales que se avecina para las próximas temporadas de primavera y de verano, ya que toda la caña seca queda en la tierra, y resulta altamente combustible. Si a este fenómeno lo acompaña un período de sequía, como se pronostica con el fenómeno de La Niña para el año 2003, es muy posible que tengamos grandes incendios en la zona".

La última floración de la caña se produjo en el año 1939, y el intendente Marchetti reconoció que ante lo extenso de los lapsos en que se produce este fenómeno, en nuestro país hay escasos antecedentes científicos al respecto.

"Recurrimos a la memoria de los antiguos pobladores, que nos indicaron lo que ocurrió con la última floración y las consecuencias que debieron vivir, con la caída de la caña, la abundancia de ratones y la aparición de grandes incendios durante los veranos".

"Nos apuntaron que con la anterior floración hubo una gran mortandad de hacienda, ya que la caña coligüe suele ser consumida por el ganado durante los inviernos", agregó.


Comentarios


Prevén acciones ante la floración de la caña coligüe