Profesionales cubanos rechazan acusaciones

Sostienen que la rebaja en el cobro de las consultas abrió la polémica. "Detrás de los ataques en nuestra contra se esconde el dinero", dicen. Afirman que ADANIL "navega sin rumbo como un navío en alta mar".

ROCA/VIEDMA (AR/AV)- El debate instalado sobre la conveniencia o no de la contratación de profesionales de la salud cubanos por parte del gobierno rionegrino promete continuar. Ayer los tres profesionales caribeños que se desempeñan en Adanil de Roca y el intermediario del acuer-do, Gabriel Martínez, salieron al cruce de las acusaciones de profesionales locales, que «Río Negro» publicó el lunes.

«Lo que realmente se esconde detrás de los reiterados ataques de las últimas semanas en nuestra contra es el dinero» explicaron los cubanos a través de un comunicado de prensa, en el que aseguran que esa institución «en estos momentos más que nunca navega sin rumbo como un navío en alta mar».

En un extenso comunicado que lleva las firmas del fisiatra José Andrade, el físico nuclear Evelio Bello y la tecnóloga Mercedes Pérez y en el que se preguntan cuál es la razón de que «todas las inquietudes de los trabajadores de Adanil surjan al cabo de dos años de estar funcionando este programa», ofrecen una explicación de lo que ellos entienden fue «el detonante de esta vergonzosa situación».

Es que según los profesionales cubanos el trabajo que ellos hacen también genera dinero «y un 30 % del mismo se reparte entre todos los trabajadores de Adanil, con excepción de los cubanos. Sólo en los dos primeros meses de nuestro trabajo se cobraban 20 pesos por cada consulta y 5 por cada sesión de terapia y se realizaban 25 consultas y cerca de 150 sesiones de terapia por día. Después de una denuncia efectuada por nosotros ante la Secretaría de Salud de la provincia se continuó cobrando 5 pesos por consulta y una colaboración voluntaria por cada sesión de terapia» detallaron.

Opinaron que a partir de julio de este año comenzaron los cuestionamientos que hoy convierten a la institución de ayuda al niño lisiado de Roca en territorio de permanentes enfrentamientos entre todos los sectores.

«Hasta entonces todo marchó sobre ruedas, cada uno recibía su tajada en tiempo y forma y nadie pensaba en los cubanos. Pero a partir de esa fecha la Secretaría realizó algunas correcciones en cuanto al dinero a repartir que afectaron directamente el bolsillo de los ahora defensores del dinero público. Entonces la gallina de oro no sirvió más y llegó la hora de mandarla a matar» graficaron los profesionales caribeños.

Por su parte Gabriel Martínez negó recibir algún «tipo de sueldo de Salud Pública de la provincia como se afirma y para probarlo ofrecí el contrato que algún tiem-po tuve con la fundación Creed de Viedma que venció en julio pasado, momento desde el cual trabajo ad honórem» aseguró.

Sin embargo el mismo Martínez confesó hace menos de quince días a este diario que el contrato con esa fundación, que según él mismo admite «ha hecho acuerdos con Salud provincial», le reportó desde febrero de 2000 hasta julio de este año «el mismo salario mensual que un técnico cubano», es decir en casi un año y medio cerca de 36 mil pesos, cifra que informó este diario.

«Lo que pasa es que hicieron figurar el sueldo como que se lo pagaba la fundación Creed, pero tal como ocurre en Adanil a los sueldos los paga el gobierno provincial, porque son sueldos muy altos que las instituciones nunca podrían afrontar y los blanquean a través de estos manejos» aseguró una fuente en la asociación de Roca.

Sobre el control de Adanil sostuvo que no puede estar bajo la responsabilidad de su director como en cualquier centro de salud y especificó que por no ser él un profesional de la medicina «mal podría ejercer esa función». Además consideró llamativo que «no se aclare que la renuncia del director de Adanil, Raúl Villafañe, fue a raíz de una denuncia penal que pesa en su contra, tal como lo publicara «Río Negro»».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios