Proyectan mercado concentrador en Río Colorado

Un grupo de productores y especialistas se encuentran evaluando la posibilidad y viabilidad de construir un mercado concentrador de frutas y verduras en Río Colorado. El proyecto es bastante ambicioso, ya que se apuntaría a abastecer a gran parte de la Patagonia. Durante el ‘99, ingresaron al sur del río Colorado cerca de 250.000 toneladas de frutas y verduras. Quieren cosechar los productos en la zona, y aliviar la mala situación del sector.

RIO COLORADO (ARC).-Un grupo de productores frutihortícolas, profesionales y técnicos locales se encuentran delineando un ambicioso proyecto para crear un mercado concentrador en Río Colorado.

El objetivo es de gran envergadura, ya que se apunta a abastecer buena parte de la demanda del sur del país.

La idea general es “interceptar” los inmensos volúmenes que ingresan a la Patagonia por todos los puentes apoyados sobre el río Colorado, colocando productos que se cultiven en esta región.

Como ejemplo válido se puede mencionar que ingresan al año aproximadamente el equivalente a unos ocho millones de dólares anuales de papas, que por condiciones naturales y potenciales de las colonias hortícolas bien podría producirse en esta zona.

Lo mismo ocurriría con el tomate, cebolla, acelga y lechuga entre otros que se pueden llevar a cabo a cielo abierto en época estival o bajo cubierta en contraestación. De acuerdo a los datos estadísticos que posee la Fundación Barrera Patagónica (Funbapa) del año 1999, cruzaron hacia el sur del río Colorado alrededor de 247.000 toneladas de frutas y verduras frescas.

Estos datos son los más recientes, ya que en la Funbapa aún se están procesando los datos del año 2000.

De todos modos, la proyección que realizaron los especialistas, apunta a que lo ingresado el año pasado es por un valor similar o incluso superior al del ‘99.

La posibilidad de participar con un porcentaje importante en el proyecto de semejante magnitud, surge como muy tentador para los chacareros y empresarios locales, que por estas horas analizan el futuro productivo de la región, luego de varias temporadas que fueron afectadas seriamente por las heladas y las tormentas de granizo.

Entre las ventajas que mencionan los encargados de analizar este proyecto, plantean que los compradores no deberán pagar el costo del flete a Buenos Aires, Mendoza, San Juan o Entre Ríos por sólo citar algunos orígenes, si tienen la mercadería en esta Río Colorado.

A esto se le agrega el ahorro de tiempo y la consiguiente disponibilidad del producto con mayor comodidad.

También se menciona que bajo esta modalidad se evitarían los costos de peaje que suelen ser importantes y el arancel de desinfección de la mercadería en los puestos fitosanitarios.

Cámaras y frigoríficos

Otro punto a favor de la iniciativa es que no habría que realizar una importante inversión edilicia, ya que la conservación se puede hacer en las estructuras de buenas características como cámaras y frigoríficos que actualmente están ociosas.

Las cuestiones a resolver tienen que ver con aquellos productos que sean exclusivos de otras regiones productivas como los cítricos de la mesopotamia argentina.

Los encargados del proyecto consideran como muy poco probable que un transportista llegue a Río Colorado a buscar algunos productos y luego siga viaje al norte para completar la carga.

Es por ello que se baraja la posibilidad de enlazar las compras con esas regiones productoras y tener los productos disponibles para ofrecer una oferta más completa.

Otro punto pendiente es concretar todos los aspectos organizativos, que a razón de la importancia y magnitud del negocio surge como complejos.

Podría ser una alternativa para reactivar la actividad en las chacras

RIO COLORADO (ARC).- La idea de crear un mercado concentrador con miras a abastecer una buena parte de los productos hortícolas que se consumen en el sur argentino y que ingresan de otras latitudes, surge como una alternativa sumamente válida para el productor de la zona.

Ingresar en esa cadena de ventas le abre la posibilidad al productor, no sólo de diversificar la producción, sino que también les asegura un mercado sólido y permanente.

Luego se analizará la competencia en calidad y precios.

Las ventajas comparativas son muchas. Por su ubicación geográfica de buen valor estratégico representa menos gastos de fletes, sin peajes y menos tiempo en el traslado de la mercadería, por sólo nombrar algunas.

Diversificar la producción

Por otra parte, actualmente hay una buena cantidad de tierras bajo riego que se encuentran sin explotar, lo que le permitirá al productor incursionar en otro rubro sin tener que sacrificar las plantaciones existentes.

Hasta aquí todo parece indicar que el proyecto no es nada descabellado, por el contrario resulta totalmente atractivo, y de concretarse puede llegar a ser un factor desencadenante para fortalecer la economía regional.

Sin embargo, su puesta en marcha no resulta nada fácil, según dejaron entrever integrantes del grupo gestor del ambicioso proyecto.

A esta altura se piensa en planificar una producción acorde a las necesidades del mercado y por lo tanto los productores interesados deberán ajustarse a dicha norma.

En segundo lugar disponer de las estructuras para la conservación y almacenamiento del producto, aunque en ese sentido existen galpones y frigoríficos que bien pueden llegar a adaptarse, lo que evitaría tener que invertir en un lugar acorde para tal fin.

El tercer punto está relacionado a la inversión que significará la puesta en marcha de las tierras y que la mayoría de los productores no está en condiciones de realizar.

El apoyo será fundamental

En ese aspecto vale mencionar que la concreción de esta iniciativa deberá contar con el apoyo de los gobiernos municipales y provinciales dentro de un marco de severo control y de una ideal planificación general.

El último punto se refiere a la organización ejecutora y en la selección de las personas que dirijan los destinos de la misma, algo que es fundamental a la hora de concretar negocios de esta envergadura.

Analizan las hectáreas que harían falta

RIO COLORADO (ARC).- El ingeniero agrónomo Julio Klink es uno de los impulsores del proyecto, y está analizando los datos generales para estimar cuántas hectáreas se necesitan y cuántas hay a disposición, para de esta manera tener una idea clara de la viabilidad del proyecto.

“Tierra para desarrollar hay. Falta ponerla en marcha. De todas maneras si se sigue regando por surco como se hace actualmente, a la ‘olla’ que es la colonia Juliá y Echarren la va a tapar el agua. En algunos sectores a medio metro de profundidad ya hay barro”, señaló el profesional.

Agregó que “además si se sigue explotando la media barda que rodea a dicha colonia con riego gravitacional desmejorará aún más la situación. Salvo que se construya un interceptor o drenaje, o en su defecto el Departamento Provincial de Aguas habilite ese sector con riego por goteo”.

Producir en la zona

Las evaluaciones previas están avanzadas y aunque no está confeccionado el informe final, se podría mencionar que la intención es producir en la zona, almacenar los productos en las infraestructuras existentes y traer lo que falta para completar la oferta. “La idea es ver cuanto dinero es lo que está pasando frente a nosotros y lo estamos viendo, en función de eso movilizar y despertar a nuestra gente para luego armar una organización interna para concretarlo”, explicó Klink.

Participan en los estudios previos la Cámara de Productores, la municipalidad de Río Colorado y técnicos de la Funbapa.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios