«Que investiguen por respeto a Otoño»

Es lo que le pidió ayer el imputado Maximiliano Lagos a la jueza que lo citó a indagatoria.

CIPOLLETTI (AC).- «Por respeto a la memoria de Otoño Uriarte este caso debería ser investigado correctamente. Yo mantengo mi inocencia», le dijo Maximiliano Lagos a la jueza María del Carmen García García cuando finalizó su indagatoria.

El cuarto imputado no amplió sus dichos como se esperaba. Su abogado, Gustavo Lucero, comentó que su cliente «se sintió presionado» cuando le llamaron la atención por el uso de una «guía». «Esa guía se las doy yo muchas veces a mis clientes para que ordenen sus ideas en la declaración», aclaró el defensor.

Cuando esto sucedió, Lagos salió unos minutos del despacho -en el que también estaban el fiscal José Rodríguez Chazarreta y el secretario del juzgado- y al regresar manifestó que «se había puesto nervioso» por la discusión que hubo y que sólo quería decir que él no entendía cuál es el hecho que le imputan ahora.

Su abogado entonces amplió la crítica. «Los hechos son inentendibles por muchos motivos. No se precisan circunstancias de tiempo y lugar, por ejemplo», refirió Lucero. Dijo que según esta nueva descripción, Otoño pudo haber muerto por tres motivos: «por muerte natural, porque se suicidó o porque la mataron».

Es que Rodríguez Chazarreta menciona que los cuatro imputados -Lagos, José Jhaffri, Angel Antilaf y Ricardo Cau- «no impidieron la muerte», sin dar mayores detalles.

«Requerí que me dijeran cuáles son las pruebas porque en los 34 cuerpos que tiene el expediente no hay ninguna referencia respecto de que Lagos haya participado de la sustracción y ocultamiento del cuerpo de la menor», agregó el defensor Lucero.

Tras recibir ésta y varias consultas más del abogado, García García le corrió traslado a Rodríguez Chazarreta, quien «respondió que no tenía nada que decir», cuestionó Lucero. Ante ello el letrado le pidió formalmente a la jueza que le corriera vista al fiscal para que por escrito «precise los diferentes puntos en que está formulado el hecho y que indique con precisión cuáles son las pruebas».

Lucero aprovechó esa instancia para solicitar una vez más -ya es la tercera- el sobreseimiento de su cliente.

«Es vergonzoso. Con el criterio que se está manejando la investigación, cualquier ciudadano de Fernández Oro es susceptible de ser imputado», reprochó el abogado.

El miércoles estuvieron en Tribunales los otros tres imputados pero ninguno declaró. Jhaffri y Antilaf se abstuvieron de hablar y Cau se remitió a su declaración anterior.

En la reformulación del hecho realizada por el fiscal se involucra a los cuatro imputados como presuntos partícipes primarios. Se menciona que habrían sustraído y ocultado a la joven mediante el uso de violencia por un período indeterminado de tiempo, con el fin de que ella tolerara algo contra su voluntad, que podría haber sido «un ataque contra la integridad sexual». Y que en estas circunstancias, estando los cuatro de acuerdo, «no impidieron la muerte de la menor, procediendo luego al ocultamiento del cuerpo en un lugar no determinado para luego arrojarlo al canal principal de riego de El Treinta». Allí fue donde apareció en abril de 2007, seis meses después de su desaparición.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios