“¿Qué pensaría hoy Montesquieu? ¿Independencia para el Poder Judicial?”



Durante muchos años ejercí la docencia en el Nivel Medio. Desde ese privilegiado lugar tuve la oportunidad de enseñar a mis alumnos la importancia, para un gobierno democrático, de la teoría de la división de poderes que ideó en el siglo XVIII Charles de Secondat, barón de La Brède y de Montesquieu, o simplemente Montesquieu. En su genial obra “El espíritu de las leyes” afirmaba que la separación de los tres poderes del Estado es “condición esencial de la libertad y constituye la mejor garantía contra el despotismo”. Su pasión se exalta, efectivamente, en la condenación del despotismo. Dicha teoría propone que en los Estados coexisten tres especies de poder, Legislativo, Ejecutivo y Judicial, cuyas funciones deben ser ejercidas por separado porque, si se concentran, desaparece la libertad. Montesquieu la expuso en los siguientes términos: “Cuando los poderes Legislativo y Ejecutivo se reúnen en la misma persona o el mismo cuerpo de magistrados no hay libertad, porque puede temerse que el mismo monarca o el mismo Senado hagan leyes tiránicas para ejecutarlas tiránicamente. No hay tampoco libertad si el Poder Judicial no está separado del Legislativo y del Ejecutivo. Si está unido a la potestad legislativa, el poder de decidir acerca de la vida y de la libertad de los ciudadanos será arbitrario, porque el juez será al mismo tiempo legislador. Si está unido al Poder Ejecutivo, el juez podrá tener la fuerza de un opresor. Todo estaría perdido si el mismo hombre o el mismo cuerpo… ejerciese esos tres poderes…”. En su obra, este autor da las pautas necesarias para un gobierno libre, cuyos elementos existen, a su juicio, en la Constitución de Inglaterra. En ella descubrió los requisitos de una verdadera Constitución libre, en la que nadie puede abusar del poder porque, para garantía de la libertad, los distintos poderes del Estado se equilibran y contrapesan. En apretada síntesis, éste es el pensamiento de Montesquieu, que nos lleva a reflexionar acerca de cómo está manejada la democracia argentina. Sres. políticos, ante los sucesos que son de público conocimiento en la actualidad de nuestro país y en términos de independencia del Poder Judicial, me pregunto: ¿se cumple en la práctica lo que Montesquieu supo avizorar hace tres siglos? ¿Existe en nuestro país una división de poderes que permita lograr el indispensable equilibrio de toda democracia? Éstas son algunas de las preguntas que muchos nos hacemos a diario. Beatriz Carolina Chávez DNI 6.251.256 Neuquén

Beatriz Carolina Chávez DNI 6.251.256 Neuquén


Comentarios


“¿Qué pensaría hoy Montesquieu? ¿Independencia para el Poder Judicial?”