Queremos trabajar

Hola. Les cuento mi situación: mi marido y yo hasta el año pasado, cuando comenzó esta pandemia, fuimos choferes de remises y taxi, tuvimos que dejar el rubro, yo viajaba a Buenos Aires a buscar ropa y vendía, tampoco lo pude hacer más. Fueron 5 meses que viví de ahorros, porque trabajo ya no había. En abril mi marido ingresa en una empresa de seguridad en Añelo y ahí pudimos recuperar fuerzas, hasta septiembre que le detectan diabetes avanzada, lo desafectan de su trabajo y volvimos para atrás: entonces tomo la decisión de juntar su indemnización y mis ahorros para poner una despensa. Soy sostén de mi familia.

Tuve que elevar una nota al intendente para que me dé su permiso y originar un emprendimiento, pero atrás de esto vinieron cobros para poder abrir, impuestos retributivos, cancelación de mi vivienda, trámites administrativos y así sucesivamente. Abono todos los meses un total de $20.000 más los impuestos de mi hogar. Abro mí despensa de las 9 a las 19, por restricciones.

Ahora yo les pregunto, señor gobernador y sobre todo señor intendente: ¿a ustedes les parece justo que debamos vivir así? ¿pidiendo permiso para trabajar con algo que cada uno de nosotros hemos generado? Nos estamos hundiendo, nos están destruyendo señores. ¡Tengo mucha angustia y dolor de ver cómo tanto esfuerzo nuestro se nos está derrumbando! ¿Por qué no se dedican a molestar a los negocios clandestinos? Quiero decirle al intendente de Cutral Co que no es un juego lo que yo hago, trabajo y saco adelante a mí familia.

Un saludo a todos aquellos comerciantes que la luchamos todos los días para salir adelante ¡Fuerza!

María José Palacios, Comerciantes Unidos de Neuquén
Cutral Co


Comentarios


Queremos trabajar