Reactivación ficticia

Bariloche

Cuando uno ve los números de la economía no puede más que sorprenderse al escuchar decir a los funcionarios nacionales que lo peor ya pasó.

Un país cuyo endeudamiento hace que en el 2020 sea difícil cumplir con los pagos y en el 2021 sea imposible hacerlo, al menos con recursos propios, o sea, sin seguir endeudándose. Y peor aún, que los mismísimos prestamistas digan: ”Ustedes no van a poder pagar”. Eso solo es suficiente para tomar en serio las dificultades financieras, a las que se suman el cierre de 15.000 pymes, la pérdida constante y permanente de empleo en Argentina y la cifra no menor de 2.000.000 más de pobres, todos estos números dados por el Indec, o sea, por el gobierno nacional.

En época de elecciones todos quieren hacer lo mejor posible para que el votante se olvide de los insultos pasados y cambiar su ánimo con medidas por las que muchas veces nos preguntamos ¡por qué no las tomaron antes!

Es que el votante de alguna manera es tomado como un ser cuya variable de ajuste es su ánimo, y en este mundo el ánimo se mide en si puedo o no puedo acceder a diferentes bienes y servicios. Más allá de no estar de acuerdo en esta forma de confrontar nuestra vida actual y nuestro futuro, basando a los mismos en que podría o no adquirir, comprendo que una gran porción de la sociedad ve estos hechos como la mejor manera de decidir si sigue votando a quienes están o vota al que propone algo más conveniente.

Como sean estos análisis, hay que comprender que si la recesión que vivimos es real la reactivación que estos meses están proponiendo, generando créditos para la clase pasiva a tasas del 70% anual, o sacando algunos impuestos a los vehículos 0 km o dando alguna facilidad para compra de materiales de la construcción, provocará una reactivación real… o ficticia.

Creo que este tipo de planes y acciones se chocan con la realidad de los números, porque si fuera tan sencillo reactivar la economía y generar un mayor nivel de bienestar no se tendría que aguardar a un mes de las elecciones PASO o a tres de las generales para generar este tipo de medidas.

A todas luces estamos en presencia de una recesión real y una reactivación ficticia, a lo que agregaría un dato mucho más crudo: nuestro país técnicamente está en default desde hace un año, o sea en cesación de pagos, por ahora soportada por el FMI, que vuelve a cometer “el error” de aplicar medidas similares a las del pasado (2001), o las que llevaron a Grecia a una debacle desde hace 9 años, y de la que todavía no puede salir.

Jorge L. Fernández Avello

DNI 12.862.056


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora