Rebelión en diputados por las ejecuciones a los deudores

Buscan crear una ley de mediación para las negociaciones

La oposición al gobierno, tanto en el interior del Justicialismo como en el resto de las fuerzas del Parlamento, quedó ayer a un puñado de diputados de aprobar una prórroga a las ejecuciones de los deudores bancarios, una demostración de fuerzas amenazante para la estrategia del Poder Ejecutivo.

Atento al malestar en las propias filas oficialistas, el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, y el ministro del Interior, Jorge Matzkin, se reunieron ayer con el bloque del PJ y durante tres horas escucharon las quejas y las preguntas de sus integrantes.

"Estamos trabajando en una solución definitiva", contestó Atanasof después del encuentro, donde se comprometió a enviar una ley de mediación que sirva como marco para las negociaciones entre deudores y acreedores.

En una muestra de las suspicacias que dominan la relación con el gobierno, apenas se retiraron los ministros, el bloque del PJ presentó su propio proyecto de mediación. La propuesta determina que los jueces deben, en un plazo de 30 días, convocar a las partes a una audiencia de conciliación.

La decisión del PJ de rehusarse a sesionar unió al resto de los bloques de la cámara baja, incluido el menemista Azul y Blanco, en una sesión especial, donde reclamaron una solución urgente para las ejecuciones hipotecarias y dispararon críticas contra el oficialismo por la "inacción del Congreso".

En medio de una masiva desaprobación, el presidente de la cámara, Eduardo Camaño, dio por levantada la sesión especial que habían pedido los bloques a las 11.31.

"Cuando se trató el juicio político a la Corte esperó una o dos horas", se quejó el presidente del bloque radical Horacio Pernasetti. Al momento de ser levantada la sesión, en el recinto había 98 diputados. En los minutos siguientes, los legisladores continuaron ingresando legisladores y el número de presentes trepó a 121, 8 menos del quórum exigido para sesionar.

Se hicieron presentes en el recinto los bloques de la UCR, ARI, provinciales, Frepaso, Autodeterminación y Libertad e Izquierda Unida, y el menemista Azul y Blanco.

Los oradores arreciaron en críticas contra el oficialismo y lo responsabilizaron por la "parálisis del Congreso", que no sesiona desde hace un mes. "Este tema está en el centro de la angustia de los argentinos", lanzó el arista José Vitar en relación al problemas de las ejecuciones hipotecarias.

Pernasetti sostuvo que el compromiso de palabra del gobierno con los bancos para suspender las ejecuciones hasta el primero de febrero "es insuficiente" y que requiere darle el marco jurídico apropiado. El legislador argumentó que el convenio deja afuera a los deudores particulares y no atiende la situación de "los bancos que transfirieron las hipotecas a sociedades de otros país y otros que las pasaron las carpetas en mora a estudios jurídicos".

(DYN y Télam)

Exportadores contra la AFIP

El titular de la Cámara de Exportadores de la Argentina, Enrique Mantilla, afirmó ayer que muchas empresas podrían iniciar acciones judiciales contra el Estado para evitar que les cobren el impuesto a las Ganancias sin el ajuste por inflación.

Mantilla dijo que la decisión del gobierno de rechazar el ajuste por inflación para el cálculo del gravamen le costará a las empresas unos 1.000 millones de pesos este año.

El empresario sostuvo que sin el correspondiente ajuste inflacionario, el tributo a las rentas que cobra el estado, se torna de carácter "confiscatorio" por cuanto no gravaría las ganancias de las empresas sino su capital. Economía anunció el lunes la determinación de bajar transitoriamente el tributo a las Ganancias de las empresas del 35 al 30%, y al mismo tiempo rechazó el ajuste inflacionario. La reintroducción de la inflación en la economía generó un severo desajuste en la contabilidad de las empresas y dificultades para el cálculo impositivo. Una firma que compró materia prima por 100 pesos y que pensaba aplicar un 10% de ganancia, con la inflación puede haber vendido a 190, con lo cual la diferencia es computada por la AFIP como una Ganancia en pesos de 90%, aunque en moneda constante haya sido de solo el 10. (DYN)


Comentarios


Rebelión en diputados por las ejecuciones a los deudores