“Red social” arrasó con los Globo de Oro

La película sobre el creador de Facebook brilló en la entrega de los premios: se quedó con cuatro estatuillas. “El discurso del rey” sólo ganó una. “Glee” fue la favorita en la tevé.

LOS ÁNGELES (DPA).- La gala de los Globo de Oro en Los Ángeles cumplió con algunos de los pronósticos, como el triunfo cantado de la película “Red Social”, pero no se destacó especialmente por ser una ceremonia divertida y novedosa. Sí tuvo notas de humor y chistes subidos de tono, aunque no será recordada por ser muy distinta a cualquiera de las anteriores.

Y eso que el comediante británico Richard Gervais echó mano del último escándalo de Charlie Sheen en un hotel de Nueva York para empezar a animar al público, plagado como siempre de las caras más importantes del mundo del cine y la televisión. Al final la alegría y el buen ambiente reinó sobre todo en tres o cuatro mesas del salón principal del hotel Beverly Hilton de Los Ángeles, las que se llevaron los premios más importantes.

En la de “Glee” hubo lágrimas, risas y aplausos para celebrar su victoria indiscutible en el mundillo televisivo, una serie con gente joven que se hizo notar frente a las autoridades de la meca del cine.

En ese exclusivo capítulo celebraron y mucho los componentes del rodaje de “Mi familia”, con Annette Bening a la cabeza, y los de “The Fighter”, que con sus dos estatuillas se colocaron en el segundo puesto del escalafón de la noche. Tanto Christian Bale como Melissa Leo celebraron los premios en la categoría de actores de reparto. Por cierto que a Leo se le echó encima el tiempo dando las gracias, pero realizó una mención importante para el protagonista Mark Wahlberg, su hijo en la cinta, a quien catalogó de “príncipe”.

Una hora más tarde llegarían los premios gordos, los de los actores principales. Y en esos la reina fue la prevista, Natalie Portman, que como ganadora al premio a la Mejor Actriz no se olvidó de agradecer en particular a su futuro esposo Benjamin Millepied, coreógrafo de la cinta de Darren Aronofsky. La protagonista de “El perfecto asesino” se mofó de acostarse con el encargado de la coreografía de la cinta, de quien espera un bebé.

Luego subió una seria Sandra Bullock al escenario -ganadora de un Golden Globe el año pasado por “The Blind Side”- para entregar el premio a Mejor Actor de drama a Colin Firth por su trabajo en “El discurso del rey”, todo un caballero que reconoció el aporte de sus compañeros, especialmente al australiano Geoffrey Rush, de quien aseguró se había convertido en un “verdadero amigo” durante la filmación.

Eso en cuanto a los que celebraron. Otros, pese a su mucho glamour, como Angelina Jolie y Brad Pitt, estuvieron más bien callados y fueron omitidos por los miembros de la asociación de periodistas extranjeros, que entrega los Golden Globe.

Sí tuvieron que levantarse para aplaudir a raudales al gran protagonista honorífico de la noche, el legendario Robert De Niro, que se llevó el premio Cecile B. DeMille por toda su carrera. El galardón fue presentado por el actor Matt Damon, que trabajó con él en la cinta “The Good Shepherd” en el 2006. Damon bromeó asegurando que no conocía al actor hasta hace unos cinco años y que cuando comenzó a preguntar todo el mundo le decía que se trataba del “mejor actor activo”. Fue uno de los momentos más emotivos de una ceremonia muy al estilo Hollywood.

“Hacemos lo mejor que podemos cuando hacemos una película”, declaró De Niro a la audiencia. “Es el público que decide si es entretenimiento, los críticos si es bueno, y al final, es la posteridad si dice que fue arte”.

Antes en la alfombra roja en el Beverly Hilton de Los Ángeles hubo espectáculo para todos los gustos. Sus protagonistas disfrutaron de unos inusuales 25 grados de temperatura en pleno mes de enero. Algunas, como Halle Berry, confesaron que el fulgor que despedían era más sudor por el calor reinante que por los efectos del maquillaje. Pero nadie se quejó de la espectacular atmósfera, ni de la nómina de grandes estrellas y sus originales modelos.

Sobre todo entre las mujeres, que como siempre, lucieron elegantes diseños de, entre otros, Oscar de la Renta (Piper Perabo, de “Covert Affairs”), Viktor & Rolf (Natalie Portman) y Vera Wang (Sofía Vergara). De todos, los críticos destacaron el de Angelina Jolie en un verde oscuro de brillantes y el que lucía la actriz January Jones, un vestido rojo plisado de Versace.

A pesar de que no se llevó la estatuilla dorada por mejor secundario de una película dramática, el actor Michael Douglas, de 66 años, fue el gran ganador durante la alfombra roja. El protagonista de “Wall Street”, que desfiló al lado de su bella esposa, Catherine Zeta-Jones, luciendo saludable, aunque más delgado de lo normal y con un timbre de voz diferente, dijo haber derrotado el cáncer de garganta que lo aquejaba. Douglas, que presentó el premio principal de la ceremonia, recibió una ovación sentida de la audiencia.

AP


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios