Gendarmería reprimió en el desalojo de la toma de la UNRN

Arrojaron gas pimienta y balas de goma a los manifestantes. Detuvieron al abogado que había intentado tomar contacto con los detenidos.

10 dic 2018 - 09:07

Tres horas después del inicio del operativo de desalojo de la toma de la UNRN en General Roca, Gendarmería reprimió a los manifestantes. Al principio hubo forcejeos y golpes; luego los efectivos arrojaron gas pimienta, balas de goma y tiraron agua con el camión hidrante.

Más de 70 efectivos participaban del procedimiento, que comenzó a las 5.30 de la mañana, para desocupar las instalaciones que en principio ocupaban 7 personas. Hasta ahora se sabe que son 11 los detenidos: los 8 de la toma, el abogado, un estudiante que intentó ingresar al predio y otro que se manifestaba contra Gendarmería.

Todo transcurría bajo un fuerte hermetismo en las fuerzas de seguridad y el desconcierto en los manifestantes. El juez Hugo Grecca no estaba presente ni tampoco ninguna autoridad judicial.

Minutos después de las 9, integrantes de CTA y abogados querían ingresar para tomar contacto con las detenidas. Los efectivos les impidieron el acceso. Hubo forcejeos, golpes y uno de los abogados quedó detenido.

Gendarmería arrojó gas pimienta hacia las manifestantes de la CTA que intentaban averiguar el destino de los 9 detenidos. Al menos una persona recibió golpes.

Había más de 40 personas, entre ellos estudiantes e integrantes de organizaciones, que ya se congregaron en los alrededores y presenciaban el operativo. Hacia el lugar se acercó una manifestación de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) para repudiar la represión. Inicialmente marchaban a los Tribunales Federales por el desprocesamiento del dirigente Raul Rajneri (por un corte de ruta en el marco del reclamo de la ley de Emergencia Social en 2017), dictado también por el juez Hugo Greca.

El momento de mayor tensión se vivió minutos antes de las 10 cuando se llevaron a los 8 detenidos. Los manifestantes se acercaron a ver qué ocurría e increpar a los gendarmes que respondieron con gas pimienta, agua con el camión hidrante y balas de goma. Hubo corridas y desesperación. Muchas personas que circulaban por el lugar y no respondían a los manifestantes también sufrieron las consecuencias. Un señor mayor que salía de la Clínica de Ojos, por ejemplo, sufrió un perdigonazo al salir del establecimiento en el momento de la represión.

Los manifestantes fueron dispersados; algunos fueron a la Comisaría, otros al Juzgado (se cree que es la marcha más grande) y un tercer grupo se reacomodó en los alrededores. Los efectivos volvieron a formar un cordón en la intersección de Isidro Lobos y Belgrano.

Desde la CTA Autónoma exigieron la inmediata “desmilitarización” del vicerrectorado.

“Justo hoy 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos y a 35 años de la recuperación de la Democracia en la Argentina, las fuerzas federales ingresan a la universidad pública de manera ilegal como en la Noche de los Bastones Largos, para detener estudiantes y docentes”, expresó Zulma Dávila, secretaria general de esa central obrera.

Nota en desarrollo

Redacción Central

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.